Habría sido un funcionario del IEE al que ocultaron en la mapachera del PAN

El misterio de quién era el personaje, o los personajes, que durante casi 10 horas estuvo oculto (a) en la mapachera electoral del PAN en el MM Grand Hotel no se ha podido esclarecer, pero ha surgido la versión de que no era Martha Érika Alonso Hidalgo la que estaba ahí, sino que se pudo haber tratado de algún integrante del Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE), siendo esa la causa por la cual se mandó al secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez, a montar personalmente un operativo para sacar a escondidas a esa figura secreta.

Si se hubiera constatado la presencia de Martha Érika Alonso, desde el punto de vista jurídico, no habría pasado nada. Al final el PAN admitió que en el hotel MM tenía un centro de operación política. Pero si se hubiera descubierto a algún integrante del IEE se habría derrumbado el sistema electoral local y por ende, la estrategia de fraude del morenovallismo, ya que con la mano en la cintura el Instituto Estatal Electoral habría sido declarado incompetente para concluir con el proceso comicial.

Para nadie es un secreto que el IEE está actuando con total parcialidad a favor del PAN y su candidata Martha Érika Alonso, por lo que no hubiera sido raro que alguien de ese órgano hubiera estado este martes en el hotel MM ayudando a cuadrar las cifras con que se quiere proclamar a la coalición Por Puebla al Frente ganadora de la contienda por la titularidad del Poder Ejecutivo.


Poco antes de las 12:30 de la noche del martes, en un cuarto de servicio del hotel MM permanecía resguardada una persona por militantes del PAN y policías estatales vestidos de civil. Al sitio llegó Jesús Morales a dialogar con quien estaba ahí encerrado. Minutos más tarde salió de ese espacio el presidente estatal del PAN, Jesús Giles, quien fue seguido por todos los presentes y lo custodió Morales Rodríguez. Ese fue una distracción para que otros agentes de seguridad pública, que no vestían de uniforme, sacaran a toda prisa a otra persona, a quien ocultaron en el tercer piso del inmueble.

¿Era posible que hubiera alguien del IEE? Si había en la mapachera un magistrado del Tribunal Superior de Justicia, Israel Mancilla, era posible que también estuviera alguien del órgano regulador de las elecciones locales. La mejor prueba de que este asunto genera mucho nerviosismo en el instituto es la respuesta que dio su presidente Jacinto Herrera, quien ayer reaccionó evasivo e irascible con la prensa cuando le preguntaron del tema. Cuando alguien actúa de esa manera, es que algo oculta.

Podía haberse repetido la crisis que se generó en el año 2004 cuando se descubrió a los entonces dirigentes priistas Rafael González Pimienta, Moisés Carrasco Altamirano, Mario Montero Serrano y Javier López Zavala teniendo una junta secreta con los consejeros electorales Alejandro Necoechea, Miguel Ángel Flores, Manuel Alonso Espinosa y Félix Noé Ávila, siendo este último quien habría prestado su domicilio para la reunión en lo oscurito.