El guitarrista catalán Pere Soto hará sonar su jazz manouche en Puebla

El guitarrista catalán Pere Soto, uno de los mejores exponentes del jazz manouche -o gitano-, también estará en la ciudad. Para este sábado 2 de diciembre ofrecerá un masterclass y un concierto en el centro para las artes del Teatro Taller de Investigación y Experimentación Mexicano, mejor conocido como Tetiem A.C.

Al músico catalán, quien actualmente reside entre México y Barcelona, se le conoce por su flexibilidad estética que abarca estilos como el gypsy jazz, el free jazz, avantgarde, jazz fusion, bebop y en el terreno de la música clásica los géneros de contemporánea, electroacústica y estilos del siglo XX en general.

En la actualidad su obra como compositor supera la cifra de mil obras registradas entre música de jazz y obra clásica.


La masterclass se llevará a cabo de las 11 a las 15 horas del sábado 2 de diciembre y estará dirigida a músicos interesados en los géneros que interpreta Pere Soto. Tendrá una cuota de recuperación de 500 pesos, cuota que incluye la entrada al concierto que se realizará a las 19 horas.

En él, participarán el músico poblano Kin Nini presentando un nuevo álbum titulado Tutunakú, acompañado otros músicos. Luego, se presentará la agrupación también local Swing 4 chats especializada en jazz manouche y en su difusión, para dar paso a la presentación del maestro Pere Soto.

Para los interesados en asistir solamente al concierto, la cuota de recuperación será de 100 pesos. Tetiem se encuentra ubicado en la calle 3 Norte número 4248, de la colonia Morelos.

El jazz manouche, también conocido como Gypsy jazz, es una fusión entre el swing y la tradición musical gitana del este europeo. Se considera a Django Reinhardt como padre del jazz manouche francés de los años 30 del siglo anterior.

El sonido de este tipo de jazz europeo de fusión tiene la síncopa y el ritmo obligatorio del género, porque Django Reinhardt tocaba el traste con la mano izquierda con apenas dos dedos, obligándolo a desplazar muy ágilmente sobre el puente para poder emitir sonidos con fluidez. Muy probablemente esta característica de su estilo influyó en todos los músicos posteriores del jazz manouche hasta el presente.