Guerra de huachicoleros deja 40 ejecutados en 15 días en Puebla

Guerra de huachicoleros deja 40 ejecutados en 15 días en Puebla.

Desde que se desató la guerra entre bandas de huachicoleros, el 29 de octubre pasado, se han perpetrado en el estado de Puebla al menos 40 ejecuciones. Los cadáveres han sido encontrados en la capital del estado, Amozoc, la región de San Martín Texmelucan y Acatlán de Osorio, principalmente, aunque también se han dejado a los interfectos en poblaciones como Zacatlán y Tlaltenango.

Pero la disputa entre los grupos delictivos abocados al robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), no solo ha acabado con la vida de personas que participaban de esa actividad ilícita. Han sido ultimados también autoridades como el regidor de Industria y Comercio de Chietla, Joaquín Miranda Ponce –el pasado 9 de noviembre– y dos policías del municipio de San Salvador El Verde, un día antes, el 8 de noviembre.

Asimismo, han perecido víctimas circunstanciales, es decir, mujeres y hombres que tuvieron la desgracia de hallarse en el momento y lugar donde los criminales se enfrentaron o acudieron a hacer un ajuste de cuentas, como una enfermera y el dueño de la clínica Epmac, en la capital de Puebla, quienes fallecieron por la incursión de un grupo armado que asesinó a Jesús Martín Mirón El Kalimba, el 30 de octubre pasado, el llamado “lunes sangriento” en el que en ataques cometidos en la Angelópolis, Amozoc y Tlaltenango, sicarios de grupos rivales dejaron un saldo de 13 muertos.


Tan solo entre el pasado martes y ayer aparecieron abandonados los cadáveres de cinco hombres en territorio poblano: tres en la capital poblana, uno en Chachapa, perteneciente a Amozoc y uno más Venta Grande, Huauchinango. En cuatro casos los despojos presentaban signos de tortura y en al menos tres los medios informaron que los restos tenían mensajes que podían ser atribuidos a cárteles del crimen organizado.

A decir de fuentes consultadas en la Procuraduría General de la República (PGR), la cruenta refriega entre cárteles de huachicoleros en Puebla, podría haber comenzado la tarde del pasado domingo 29 de octubre, cuando un padre y sus dos hijos fueron baleados en un campo deportivo de Xalmimilulco, aunque no hay datos oficiales con los que se pueda afirmar que las víctimas o sus asesinos tuvieran rencillas relacionadas con el robo de combustible.

Lo cierto es que al día siguiente, al menos 12 personas fueron ejecutadas en tres ataques distintos. El primero se cometió por la mañana y ahí quedaron muertos cinco presuntos ladrones de energético, asesinados por un grupo rival. Por la tarde, en un asalto a la clínica Empac de la Angelópolis, otra media decena de personas perecieron. Las otras dos fueron ultimadas en Amozoc

El semanario Proceso, en su portal de internet contabilizó 26 muertos desde el 29 de octubre hasta el 2 de noviembre, en una nota firmada por la corresponsal Gabriela Hernández.

Desde el 2 de noviembre a la fecha hay otro día con un alto número de ejecutados: el 9 de noviembre hubo cuatro muertos, el regidor de Chietla, uno más en Zacatlán, otro más en Chachapa y otro en San Jerónimo Caleras.

El 13 y 14 de noviembre hubo un par de ejecutados en Acatlán de Osorio, y el día 5 de este mismo mes, uno más en la junta auxiliar de La Resurrección.

Este recuento fue hecho con reportes periodísticos obtenidos de portales editados en Puebla y en la capital del país.