Gonorrea

Se llama Neisseria gonorrhoeae a una bacteria cocoide o redondeada en forma de coco, que causa escurrimiento uretral, es una bacteria de forma redondeada a manera de coco, los cocos se observan acomodadas en pares, es decir de dos en dos; son causa común de blenorragia o gonorrea, enfermedad muy antigua, que se propagó como enfermedad transmitida por actividad sexual, que solo afecta al género humano, es decir que es su único hospedero natural, sin otro reservorio conocido en el medio ambiente; dos especies se consideran capaces de afectar al humano: la que tratamos este día y que se interrelacionan con el escurrimiento de pus de los órganos sexuales, y la Neisseria meningitidis, que causa meningitis, una irritación aguda de las capas que cubren al sistema nervioso central pero la Neisseria gonorroheae es un agente tan común de enfermedad que cada año se reconoce que 78 millones de personas se infectan, lo que equivale a la segunda causa de frecuencia de infecciones en la uretra, solo superada por Clamydia genital, pero además debe siempre considerarse que hay reportes que no se divulgan.

Son las personas de entre 15 y 20 años de edad los principalmente afectados, aunque pueden hacerlo a cualquier edad, invadiendo las células del epitelio de columnas de la uretra o caño que emite la orina y el cuello uterino donde la respuesta inflamatoria es intensa; además, conduce a la destrucción de la mucosa uretral con inflamación del prepucio en humanos masculinos; así se induce una uretritis en uno a ocho días después de la infección e incubación, causando después molestias para orinar y emitiendo secreción purulenta con el riesgo de que la infección se extienda a la uretra posterior, a la próstata y al epidídimo, pudiendo ser causa de infertilidad.

En mujeres la infección de la bacteria se disemina por el canal cuello cervical, ocurriendo descargas de éste que causan molestias para orinar, fiebre y sangrado anormal del útero, con descargas de pus en mujeres, en las que las infecciones suelen ser asintomáticas hasta 90 por ciento, además también el recto puede dar síntomas de escurrimiento purulento.


La respuesta de los gonococos al tratamiento es sencilla y barata, pero en los últimos años se ha desarrollado resistencia a los antibióticos por parte de la bacteria, lo que ha obligado al uso de Cefalosporinas o fluoroquinolonas para substituir a la penicilina y tetraciclina en personas con intolerancia a la penicilina; incluso en los últimos años hay resistencia al uso de antibióticos en Estados Unidos, Inglaterra, Bangladesh, Grecia y Japón.




Ver Botones
Ocultar Botones