Gestoras de créditos bancarios generan fraudes de 270 millones de pesos

Fraudes de hasta 527 mil pesos por persona y hasta por aproximadamente 270 millones de pesos en conjunto, han perpetrado tres supuestas gestoras de créditos bancarios en la ciudad de Puebla, con nombre comercial Integra Servicios  Financieros, Unicredit y Fondo Dinámico Integral.

Gonzalo Castillo, director ejecutivo de Grupo Litigium, explicó que estas empresas ofrecen tramitar préstamos ante la banca comercial a tasas preferenciales, pero es al inicio de los presuntos trámites cuando piden dinero a los interesados.

De esta forma han logrado enganchar principalmente a jubilados, pensionados y a mujeres, a quienes progresivamente les piden dinero, comenzando con cantidades de 10 mil pesos y, en algunos casos, superando el medio millón de pesos.


 

La mayoría de los afectados busca recursos para solventar deudas, mismas que se acrecientan porque el préstamo nunca les llega.

Quienes han caído en las redes de estos defraudadores no solo han perdido dinero, sino documentos con los que podrían robarles su identidad, tales como acta de nacimiento, CURP y comprobante de domicilio, además de que las gestoras se quedan con sus tarjetas de  crédito.

“Va dependiendo de lo que tú solicites. Si yo quiero 800 mil pesos, de entrada tenemos casos que la mayor parte ha presentado entre 40 mil pesos de cargos a tarjetas de crédito y después ya empiezan a solicitar depósitos en efectivo”, explicó Gonzalo Castillo.

Este despacho ha interpuesto 37 denuncias por fraudes, cometidos desde julio pasado a la fecha, ante la Fiscalía General del Estado (FGE), pero hasta la fecha no hay avance en las investigaciones.

Mientras tanto, las tres empresas mencionadas continúan operando en la capital del estado, con direcciones que cambian de manera constante, las últimas dos se encontraban en la Avenida Juárez y Bulevar Atlixco.

De una de ellas, Fondo Dinámico Integral, se tiene conocimiento que también tiene presencia en la Ciudad de México.

El abogado exhortó a las personas a no dejarse llevar por ofertas de créditos con condiciones preferenciales que no ofrecen los bancos u otras instituciones debidamente regularizadas.