Gana Puebla Unida alcaldía de Huauchinango; el PRI, la diputación local

En una jornada electoral marcada por el miedo y la decepción entre los electores, así como señalamientos de compra de votos, la coalición Puebla Unida registró una ventaja en la mayoría en la contienda por los ayuntamientos que integran los distritos I y II, con sedes en Xicotepec y Huauchinango.

Sin embargo, el gran ganador de la elección de este domingo fue el abstencionismo, que superó 60 por ciento del padrón nominal.

La tendencia electoral hasta el cierre de esta elección favoreció a Puebla Unida en las ciudades de Xicotepec, Huauchinango, Pahuatlán, Francisco Z. Mena, Tlapacoya, Jopala y Venustiano Carranza.


En tanto, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tomó ventaja en la diputación de este distrito, con Carlos Villalvazo, que se imponía a Carlos Martínez Amador, así como en los municipios de Juan Galindo, Hermenegildo Galeana y Chiconcuautla.

La excepción fue en el municipio de Ahuazotepec, donde el Partido del Trabajo (PT), superaba sin problemas a las dos coaliciones.

Ayer por la noche el candidato de Puebla Unida a la alcaldía de Huauchinango, Gabriel Alvarado Lorenzo, ofreció una conferencia de prensa en la que sostuvo que su triunfo marcaba una tendencia definitiva hacia su triunfo.

De acuerdo con sus propios números, la ventaja de este candidato era de mil 181 votos por encima de su adversario, Rogelio López Angulo, quien hasta el momento llevaba 7 mil 950 votos contra 9 mil 131 sufragios del panista.

En tanto, López Angulo afirmó, en entrevista telefónica, que esperará hasta que haya resultados definitivos, y posteriormente al recuento de votos, para poder entonces ofrecer una postura.

Su contrincante panista lo invitó a aceptar los resultados y confió en que la tendencia será amplia y suficiente para evitar ir a los tribunales.

 

Compra de

votos y miedo

 

Sin embargo, el candidato panista Alvarado Lorenzo había sido señalado desde las primeras horas de la elección de comprar el voto –teniendo como base de operaciones un establecimiento de su propiedad llamado “Aranjuez”, ubicado en el zócalo de Huauchinango–, tal como lo denunció López Angulo.

Por la tarde, trascendió que el propio Consejo Distrital había sorprendido al candidato y a su equipo de campaña pagando votos a quienes demostraron que habían votado por él.

Un video, que circuló ampliamente por las redes sociales y medios locales de Huauchinango, fue grabado dentro del restaurante “Aranjuez”, y ahí se observa una fila de mujeres y hombres que parecen estar recibiendo algo, pero tras ser descubierta la persona que graba la filmación se detiene.

Aun cuando del Consejo Distrital II se había invitado a la prensa de este municipio serrano a “una rueda de prensa urgente”, al final la consejero presidente, Reyna Márquez Hernández, rechazó cualquier compra de votos.

Para la autoridad electoral, se trató de una “confusión” pues no existía ni un solo indicio –a pesar del video–, de que hubiera existido una situación irregular en ese negocio.

Además, indicó Márquez Hernández, los representantes de la coalición Cinco de Mayo, PT o algún otro partido no presentaron denuncia alguna contra Puebla Unida ante el agente del Ministerio Público, como hubiera correspondido, como tampoco se hizo del conocimiento del pleno de consejeros distritales esta irregularidad.

A pregunta directa sobre esta situación, Alvarado Lorenzo rechazó haber participado en la compra de votos, y aunque aseguró que en su negocio “entra y sale mucha gente”, no desmintió haber usado ese lugar como centro de operaciones.

El video, subrayó, se trata de una maniobra de su contrincante priista, de quien afirmó que durante toda la campaña política se dedicó a denostarlo, a editar videos en su contra y a descalificar sus propuestas.

 

Abstencionismo,

decepción y miedo

 

Aunque el candidato panista virtualmente ganador en Huauchinango presumió que podría obtener una “votación histórica” de casi 20 mil votos, lo cierto es que ganaría apenas con menos de 30 por ciento del total de los 64 mil 775.

De acuerdo con datos preliminares del Consejo Distrital II, el abstencionismo superó 60 por ciento de la población; es decir, sólo votaron cuatro de cada 10 electores registrados en la lista nominal.

Durante los recorridos realizados por La Jornada de Oriente por el distrito se pudo constatar que entre los comerciantes, prestadores de servicios y público en general hubo una coincidencia  de no ir a votar “porque ya todo estaba decidido”.

Algunos taxistas relataron que durante las dos noches anteriores fueron contratados para acarrear despensas a las colonias alejadas de este municipio, primero por operadores de Puebla Unida, y posteriormente por la coalición Cinco de Mayo.

“¿Para qué quieren que votemos por ellos? Primero se la dan de bien honestos y a la mera hora hacen las mismas cochinadas que el resto de los políticos. Les cobramos caro, porque tienen dinero para eso, pero no se vale. ¿Van a reducir la gasolina o vamos a tener casa propia si ganan? No, entonces no votamos”, afirmó uno de ellos a este diario.

Algunos de los comerciantes del centro de Huauchinango relataron que cada nuevo presidente municipal llega a imponer sus propias reglas y se tienen que “alinar”, pero ninguno escucha sus necesidades de corregir los problemas de energía eléctrica, poner topes a las rentas y cobrar impuestos acordes a sus ingresos.

La afluencia a las casillas, a pesar de que por la mañana y la tarde no llovió, fue mínima en las escuelas donde éstas fueron instaladas; en algunos casos, la fila era mayor en las tortillas o en los puestos de fruta y alimentos que en la de votar.

Otro elemento que influyó, de acuerdo con la percepción de la gente de este municipio serrano, fue la presencia de “grupos de choque” que, provenientes del Distrito Federal y el estado de México, hicieron acto de presencia en este lugar.

En un par de autobuses y en camionetas blancas, “chavos banda” y “cholos” se pasearon cubiertos del rostro; algunos comerciantes afirmaron que se encontraban armados, aunque esto no pudo ser comprobado ni por la Policía ni por el consejo distrital a pesar de que los representantes de las dos coaliciones exigieron mayor seguridad para el traslado de urnas, pues la presencia de estos grupos de jóvenes advertía algún peligro de robo de estas.

 

Se impone Puebla Unida

en municipios donde hay conflictos mineros

 

La coalición Puebla Unida se impuso en los municipios serranos donde existen conflictos medioambientales, donde se pretende imponer a la población indígena minas e hidroeléctricas.

Hasta el cierre de esta edición, esta coalición tenía ventaja pugna por las alcaldías de Zautla, Ixtacamaxtitlán, Xochitlán de Vicente Suárez, Olintla y Hueytamalco.

En tanto, en Zapotitlán de Méndez, donde se prentende instalar una hidroeléctrica, la ventaja era para el PRI.

En tanto, en Juan Galindo, donde se ubica la presa de Necaxa, la ventaja era para PRI luego de que el Sindicato Mexicano de Electricistas decidió levantar un plantón ubicado en el centro de este municipio, el cual había amagado con impedir incluso la instalación de casillas.

Sin embargo, el acuerdo al que llegó este sindicato con la Secretaría de Gobernación para jubilar a un importante número de electricistas, obligó al levantamiento del plantón y los comicios se realizaron sin mayor problema aunque, como en el resto de la región, con baja afluencia de electores.