Fundación Banorte comenzó la entrega de casas a afectados por sismo en Puebla

Fundación Banorte comenzó la entrega de casas a afectados por sismo en Santa Cruz Cuautomatitla ▪︎ Foto: Aurelio Fernández

La Fundación Banorte entregó la primera de un centenar de viviendas que serán edificadas y reconstruidas tras los daños ocasionados por el sismo del 19 de septiembre pasado, en Santa Cruz Cuautomatitla, comunidad perteneciente a Tochimilco.

Se invertirán 10 millones de pesos para los inmuebles, dentro del proyecto “Tamakepalis” (la mano vuelta), desarrollado por la unión de cooperativas Tosepan Titataniske.

Albañiles de la unión de cooperativas Toserán Titataniske ▪︎ Foto: Aurelio Fernández
Albañiles de la unión de cooperativas Tosepan Titataniske ▪︎ Foto: Aurelio Fernández

Carlos Hank González, presidente del Grupo Financiero Banorte, destacó que empleados y cuentahabientes aportaron 30 millones de pesos; el banco quintuplicó el monto para llegar a más de 170 millones para construir 600 inmuebles en comunidades de Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca y Puebla.


“Todos los días buscamos contribuir precisamente a que comunidades como esta tengan mejor infraestructura, mejores carreteras, escuelas, hospitales. Lo más importante que sentimos en ese momento era la necesidad de poder contribuir de manera más directa a las comunidades afectadas en México”.

El proyecto de la fundación es a tres años, con intervenciones en viviendas dañadas, pero también contribuyendo al crecimiento y bienestar de la población.

Por ejemplo, con apoyo de la fundación Fucam lograron llevar una unidad móvil para hacer mastografías a mujeres de Cuautomatitla, también llegó el Museo Nacional de San Carlos y se ofrecieron consultas con nutriólogos de Maseca.

María Luisa Albores González, próxima secretaria de Desarrollo Social federal, expresó que nuestro país atraviesa por una fuerte descomposición y para revertirla es necesario retomar la solidaridad desde las comunidades.

“Desde la herencia que tenemos de los pueblos originarios, ser gente solidaria, la mano vuelta, el tequio, la faena, es tiempo de sacar esa herencia y hoy es una muestra de las cosas que se pueden hacer bien”.

La futura funcionaria destacó el trabajo del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la UAP y de la Tosepan Titataniske.

Paulina Garrido, presidente de esta última, consideró valioso que Banorte haya decidido sumarse a la unión de cooperativas: “Es una muestra de lo que podemos hacer trabajando en comunidad… si nos mantenemos unidos venceremos”, mientras que la UAP ha tenido presencia importante a lo largo de varias décadas en la región de Tochimilco. Particularmente tras el sismo, personal del Cupreder participó en la recuperación de las comunidades, emprendiendo acciones de emergencia, recabando fondos en conjunto con la Tosepan, levantando un censo de afectados y validando inmuebles considerados pérdida total o parcial.

“La universidad ha jugado como fuerza centrípeta –lo contrario a la centrifuga–, que ha logrado este proyecto de Tamakepalis a agrupar a fuerzas, principalmente Banorte y otros recursos que han contribuido y se ha logrado una coordinación que no se traslapa unas a otras, que tiene como base la propia organización de la comunidad”, sostuvo Aurelio Fernández, director del Cupreder.

A los trabajos también se sumaron el Centro Universitario de Participación Social (CUPS) y la Facultad de Ingeniería.