Fuerte discusión en la Cámara Baja del Congreso de la Unión por el caso Puebla

La fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara Baja del Congreso de la Unión acusó a los diputados panistas por Puebla, Rafael Micalco Méndez, Blanca Jiménez Castillo y Néstor Gordillo Castillo, de ser voceros de los intereses del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, en vez de defender el interés de los pueblos que serán afectados por el Proyecto Gasoducto Morelos.

Fue una discusión intensa la que se libró ayer por la mañana en el Palacio de San Lázaro, a propósito de la detención de tres opositores a la obra.

Aprovechando que la representante popular perredista, Roxana Luna Porquillo, no se encontraba en el Salón de Plenos, pues estaba comisionada a otros asuntos,  Jiménez Castillo –quien antes de ser diputada fue titular del Instituto Poblano de la Mujer en la administración que encabeza Moreno Valle– solicitó la palabra para responder a los señalamientos que la víspera hizo la legisladora izquierdista, quien dijo que el gobierno de Moreno Valle fabrica delitos contra líderes opositores a los megaproyectos, para desarticular la defensa del territorio.


De entrada, Jiménez Castillo –quien también forma parte del equipo de campaña de Gustavo Madero Muñoz en la contienda interna por la presidencia de Acción Nacional–, dejó entrever que ni siquiera sabe cuáles son los casos de persecución que ha venido denunciando Roxana Luna:

“Bueno, comentarles a todas y a todos aquí presentes que precisamente me dediqué el día de ayer a investigar cuáles eran los hechos que mencionaba la diputada Roxana Luna Porquillo, y  darme cuenta cuál es la situación al hacer uso por medio de todos esos detenidos que han incurrido en delitos. No se les ha privado de su libertad de expresión ni de la forma de decidir ni de hacer, sino en la forma de actuar y caer en hechos delictivos.

“No es posible que bajo el cobijo de la diputada Roxana Luna Porquillo quieran ampararse estas personas que han caído en hechos delictivos, como cerrar las válvulas de los pozos y privar del uso del agua a miles de personas. No es posible que siguiendo y actuando con una libertad que les corresponde, pero que no actúan con el apego debido a la ley sigan dañando a familias, sigan lastimando a gente que no tiene que ver con estas situaciones y que la diputada Roxana caiga en un hecho de cobijar a gente que es delincuente. No lo podemos seguir permitiendo.

“Y exhorto a la diputada a que se sume a construir en beneficio de México en esta tribuna, a que se sume a construir y a transformar Puebla, y no solamente a denostar al gobierno del estado y a todas las acciones que realiza en beneficio de toda la población.

En seguida habló Néstor Gordillo para defender abiertamente a la administración de Moreno Valle: “No se vale que en esta tribuna se venga a denostar todo el trabajo que está haciendo un gobierno del estado por llevar progreso a la entidad. De todos son conocidos todos esos grandes proyectos que se están viniendo a realizar en la entidad, y que en muchos momentos, en estos momentos lo que ayer y en la sesión antepasada la diputada Roxana hizo mención, no se vale que en estos momentos vengamos y por el simple afán de tener una voz en la tribuna se caiga en el denostar a un gobierno del estado que viene haciendo su trabajo” (sic).

Luego, expresó que el gobierno estatal estaba abierto al diálogo.

En ausencia de Roxana Luna, su correligionario, José Luis Muñoz Soria, contestó: “Tal parece que escuchamos aquí a voceros del gobierno de Puebla y no a diputadas y diputados que estén defendiendo los intereses del pueblo. Solamente quisiera preguntarles a la diputada y al diputado que hablaron, que están calificando ellos como si fueran Ministerio Público o jueces, que las personas detenidas han cometido delitos. Eso no lo definen ellos; en todo proceso de este tipo debemos partir de la presunción de inocencia y no es incluso el Ministerio Público quien define la calidad de las personas que detienen. Quisiera llamar la atención de la diputada y el diputado que habló, para que sean un poco más cautos en lo que dicen y se presenten como representantes del pueblo y no como voceros de un gobierno, al cual se está planteando que está cometiendo detenciones arbitrarias. Que revisen un poco cuál es el carácter de representantes populares. Muchas gracias”.

Para cuando Muñoz Soria terminó, Luna ya había arribado y reviró: “Diputados y diputadas, quiero dirigirme primero a la diputada y decirle que lamento mucho que no conozca cuál es nuestra función en esta máxima tribuna y que hoy ambos pretendan justificar lo indefendible. Es un hecho que hay tres personas detenidas y que en este momento están marchando más de 10 mil personas en el estado de Puebla. Y no se da porque la gente tenga gusto; se da porque hay una situación en este momento en que no hay diálogo por parte de la administración estatal. He sido muy concreta en los hechos: que haya diálogo, que haya prudencia, que no se lastime a los poblanos”.

Se dirigió en concreto a Gordillo: “Y qué bueno, diputado, que acepte que hay una privatización del agua. Las cosas por la fuerza siempre traen una consecuencia, y la consecuencia es que hay un enojo de los poblanos en querer imponer proyectos sin que sean debidamente consensuados con la población. Es por eso que quiero decirle a mis compañeros diputados que no se olviden; ustedes fueron a sus distritos a pedir el voto, como todos lo hicimos. Y se comprometieron a ser una voz y que iban a defender a los poblanos. Hoy no se vuelvan los defensores y no se evidencien queriendo justificar al gobernador.

“También decirles que no he denostado, simplemente he dicho que se encarcela en Puebla, que se coarta el derecho a la libertad de expresión. Y decirles también que no es la primera vez y se los recuerdo: Francisco Z. Mena, Huauchinango, campesinos de la Sierra Norte, y hoy los que se oponen al libramiento del Arco Poniente. Ahí están y ahí están las instituciones.

“Les pido congruencia. Y en vez de defender, que hablemos al diálogo. Los llamo a que sea esa su posición y que finalmente los hechos ahí están. Le agradezco mucho y decirles que todos, si estamos en la idea de construir, espero que el gobierno no muestre su cara autoritaria y demuestre que tiene capacidad de recibir a todas las organizaciones y construir grandes acuerdos. Y decirles que en vez de estar aquí discutiendo, promovamos una mesa de diálogo. Hoy 10 mil gentes están marchando en Puebla”.

Entonces se dio la palabra a Rafael Micalco, quien también defendió las obras de Moreno Valle: “El estado de Puebla es uno de los estados que más progresos han tenido desde la llegada del nuevo gobernador, desde que el PAN ganamos la elección. Si bien es cierto, cada progreso, cada obra, cada proyecto que es en beneficio común de los ciudadanos tiene afectaciones. Eso no se puede negar, cualquier proyecto, el que sea, tiene afectaciones. Pero no por ello se pueden poner calificativos a un gobernador y no por ello se puede descalificar a priori unos proyectos y unas obras, que finalmente a largo plazo van traer beneficios” (sic).

En respuesta, el vicecoordinador de los perredistas, Miguel Alonso Raya, expresó: “Lo único que pedimos en Puebla es que se respete la legalidad. Que se abran, con sinceridad, espacios de diálogo para atender con responsabilidad los problemas. A nosotros no nos interesa denostar por denostar a un gobierno ni nos interesa criticar por criticar las obras. Lo que queremos es que se abran con seriedad y con responsabilidad los cauces normales que debe tener cualquier gobierno para escuchar las inconformidades que tienen los ciudadanos. Pueden tener razón o no; el problema es que se les escuche, se les atienda y se le pueda encontrar un cauce correcto al conflicto que se genera cuando hay tensiones y cuando hay inconformidades.

“Entonces, lo que pedimos es que se respete la ley y que se aplique de acuerdo, y que se escuche a la gente en sus razones, las tengan o no, el peso que sea, que se les escuche y se les atienda, para que se puedan encauzar las inquietudes y problemas y demandas que plantea la gente. Eso es todo lo que pedimos. Entonces, si eso le ofende al gobernador, me parece muy poco serio el gobernador o quienes lo defienden, porque creo que eso no debiera molestar a nadie”.

Ese fue el tono de la discusión, mientras algunos diputados priistas –los poblanos de esa bancada curiosamente estaban ausentes– alentaban a Roxana Luna: “¡Respóndales, diputada!” y aplaudían sus intervenciones.

Al final, Luna se dijo dispuesta al diálogo y Néstor Gordillo y Blanca Jiménez fueron a abrazarla y besarla hasta su curul.