Front by Front

Allá por 1991 un colega me grabó una cinta con rolas de una “banda” belga –sí, de Bélgica, no piensen mal- constituida por varios dj que estaban experimentando con la música electrónica. Me quedé verdaderamente prendado del disco y en un viaje posterior al Tianguis del Chopo en la Ciudad de México, lo compré junto con otra joyita de la misma agrupación. Me refiero a Front 242, y el disco que me recomendaron fue Front by Front (1988), auténtico portento de virtuosismo electrónico; también compré el Tyranny for You (1991) que fue un digno sucesor de su antecesor. Sin duda, la agrupación se encontraba acariciando su punto más álgido.  Por aquellas épocas he de decir que me latía bastante el Trash y era híper fanático de Metallica… por supuesto, ante semejante gusto, el que me permitiera escuchar algo electrónico implicaba que tenía que ser bien macizo, oscuro o de plano poco fresa. La propuesta de los belgas es un sonido que algunos califican de industrial, otros de tecno y hasta pop dance… francamente, para no errarle, he de decir que para mí, el Front es simplemente el Front, sin mucha etiqueta. Front 242 tiene elementos de los diferentes géneros electrónicos de la época y pese a que su sonido pareciera un tanto atrapado en los noventa, tiene una vigencia que sorprende.

Si alguien ha dicho por ahí que Kraftwek, los talentosos dj alemanes son los “padres” de lo electrónico, bueno, Front 242 sería ese tío chido, rebelde y vanguardista que seguramente tu padre o madre detestarían por ser un pésimo ejemplo para ti. Podría afirmar que toda la escena electrónica le debe bastante a esta agrupación y no podemos entender a gente como The Chemical Brothers, Daft Punk, Fat Boy SlimThe Crystal Metod, Underworld, LeftfieldUnkle o The Prodigy sin ellos; y qué decir del tecno, trance, progressive y psycho actual. En fin, pareciera que los tengo en un pedestal y más de uno estará suponiendo que exagero. Pero les recomiendo que escuchen del Front by Front “Headhunter”, “Until death (us do part)”, “Felines”, “Work 01” y “Welcome to Paradise”, excelente broma a los fanáticos de cualquier culto religioso; del Tyranny… “Rythm of time”, “Moldavia” –quizá de las más oscuras que tienen-, “Tragedy (for you)”, totalmente industrial… en fin, ambos discos no tienen desperdicio, no hay rola mala. Se los dejo a su juicio, pues al final, ustedes tienen la última palabra.