Fraude en Puebla

FOTO: esimagen/ Ramón Sienra

Luego de los cómputos finales, entregados cuatro días posteriores a lo mandatado y después que habían otorgado la constancia de mayoría (sic presuroso) a Martha Erika Alonso (MEA), quien omitió en la campaña los apellidos de su esposo, Moreno Valle, la diferencia entre ella y Miguel Barbosa fue de cuatro puntos, causa de posible anulación. 38 por ciento para la dama y 34 por ciento para el ex senador.

Ella, por cierto, obtuvo 195 mil votos más que los candidatos a diputados de la coalición que la postuló y 122 mil arriba de los aspirantes a presidentes municipales de la agrupación. Lo que trae como resultado que la señora es más popular que aquellos que están más cerca de sus electores, algo inconcebible con lo ocurrido en muchos estados.

Otro dato relevante es que los votos anulados en los anteriores comicios fueron: 79 mil boletas y ahora se disparó a 129 mil; o sea, aumentó un 63 por ciento. Atípico con otras entidades del país.


La diferencia entre la panista y el morenista fue de 122mil 54 sufragios; es decir menos que los votos nulos (sic que ya no comprende nada).

El Instituto Electoral del Estado (IEE) hizo lo que quiso pues su conformación es de antiguos servidores públicos de la administración de Rafael (MV) y bendecidos por el gobernador actual, Tony Gali, auténtico peón de brega del autócrata que ha dejado una deuda de 75 mil millones de pesos a las siguientes generaciones poblanas. El presidente es José Herrera Serrallonga y la secretaria ejecutiva se llama Dalhel Lara Gómez, ambos se negaron a ofrecer datos de las actas de los 26 consejos distritales y 217 municipales. Amén que únicamente hicieron el recuento en el 26 por ciento de las casillas, no obstante que para la elección presidencial el INE lo realizó en 75 por ciento de las urnas. La opacidad como la madre de todos los vicios.

Lo evidente es que en 27 urnas hubo robo de papelería, balazos, cinco muertos, una camioneta volcada que transportaba material electoral y un centro de cómputo panista donde estaban funcionarios electorales, incluido el presidente de la fiscalía que debería sancionar las irregularidades.

Todo ello no lo reportaron medios como Televisa y/o Carlos Loret de Mola, quienes nuevamente siguieron el guión de hace años culpando a Morena de la violencia ocurrida después del primero de julio,

¿Habrá anulación electoral en Puebla?

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44