Fracasa la operación de RMV para llevar a todo el PRD a una alianza con el PAN

■ Foto ángel Flores / esimagen.com

El gobernador Rafael Moreno Valle Rosas no logró que el Consejo Estatal del PRD avalara por mayoría la alianza con el PAN para la elección de su sucesor este año, pues un grupo antagónico conformado por 128 consejeros autorizó coaliciones exclusivas con los partidos de izquierda, revirtiendo el albazo que pretendió darles el mandatario local.

La decisión del órgano colegiado no favoreció a Moreno Valle, pese a la persecución que ejerció la Policía Estatal sobre los opositores en la víspera de la sesión que se celebró ayer y las denuncias de compra de consciencias que pesan sobre los operados del titular del Poder Ejecutivo.

En un intento de alcanzar su cometido, Nueva Izquierda (NI), corriente que aglutina a los políticos cercanos a Moreno Valle, celebró una sesión alterna a la que acudieron 113 consejeros para aprobar un frente con el PAN.


Sin embargo, la presidente de la Comisión Electoral del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Erika Moreno Martínez, declaró legal la resolución de la alianza entre fuerzas progresistas, al tiempo de señalar que el segundo fallo careció de validez.

NI organizó el Consejo Estatal con el único propósito de enviar un mensaje al CEN de que la mayoría de los grupos del sol azteca están de acuerdo con aliarse al PAN en los comicios de este año. De esa forma pretendían reducir la resistencia que ha externado la mayoría de los secretarios del comité nacional hacia ese planteamiento. Ellos son los únicos autorizados por los estatutos para definir si va o no la coalición en Puebla.

La corriente morenovallista intentó que su política de alianzas recibiera el respaldo mayoritario de 231 consejeros estatales, pero 128 del Frente de Izquierda Progresista (FIP), Alternativa Democrática Nacional (ADN) e Izquierda Democrática Nacional (IDN) se opuso a ese propósito.

 

Persecución policiaca,

el detonante

 

Los perredistas llegaron a la sesión del máximo órgano estatal de deliberación en medio de denuncias de ADN y el FIP de que el gobierno morenovallista y sus operadores de NI ofrecieron hasta 50 mil pesos por voto a favor de su causa, así como cargos en la administración pública.

Las diferencias entre ambos grupos se agravaron en los primeros minutos del registro de consejeros, por el dispositivo de seguridad que NI ordenó en torno al encuentro, el cual se llevó a cabo por primera vez fuera del municipio de Puebla, en la zona turística de la Ex Hacienda de Chautla, que se localiza a 50 minutos de distancia de la capital, después de San Martín Texmelucan.

Las acciones de resguardo comprendieron retenes carreteros a cargo de policías estatales y supervisores de la Secretaría de Infraestructura y Transporte del gobierno morenovallista, quienes alrededor de las 9 horas cerraron el paso a un autobús que trasladaba a 40 consejeros del municipio de Puebla contrarios a la coalición con el PAN.

El bloqueo tuvo lugar sobre la autopista Puebla–México, pocos kilómetros antes de cruzar el Arco de Seguridad que se encuentra instalado en esa vialidad. El conductor del autobús se vio obligado a detenerse, para que los uniformados realizaran una inspección en la unidad, bajo el argumento de que habían recibido denuncias de que trasladaban “material ilícito”.

“Hicieron su revisión, no encontraron nada (…) nos regresamos y todo el tiempo nos fueron escoltando tres patrullas. No nos dejaban avanzar, todo el tiempo se detenían y se paraban, en fin, nos trataron de obstruir el paso”, relató Patricia Cepeda Yañez, quien fue una de las consejeras estatales que se encontraba a bordo del autobús.

El bloqueo no terminó ahí. Cépeda explicó que en el Arco de Seguridad y faltando menos de 10 minutos para llegar a la Ex Hacienda, una retroexcavadora abandonada les impidió continuar el camino en vehículo, razón por la cual los 40 consejeros tuvieron que seguir a pie. El recorrido se alargó media hora.

El dispositivo de seguridad comprendió además el despliegue de un equipo de 60 hombres que recibieron la encomienda de controlar y vigilar tres puntos de revisión instalados en cada uno de los dos accesos al inmueble. El personal desempeñó su función portando trajes oscuros y gafas de luz; apuntado las placas de los vehículos que ingresaban en la zona en libretas y preguntando la procedencia de sus ocupantes.

 

Empujones, golpes y gritos

 

Las fricciones entre los bloques antagónicos se agravaron cuando en el penúltimo punto de revisión dentro de la ex hacienda, ubicado a menos de 50 metros del salón donde se desarrolló el encuentro, guaruras negaron el acceso a tres secretarios del CEN: Camerino Eleazar Márquez, Mara Cruz Pastrana y Margarita Guillaumin Romero, quienes se han pronunciado en contra de la coalición con el PAN y acudieron al lugar para seguir de cerca el cónclave.

El presidente de la Mesa Directiva y líder en Puebla del FIP, Eric Cotoñeto Carmona, así como Roxana Luna Porquillo, secretaria del CEN que coordina a ADN en el estado, exigieron a los responsables de seguridad permitir el paso a los dirigentes nacionales, así como a los representantes de los medios de comunicación que se encontraban detrás de ellos.

Ante la negativa, Cotoñeto expresó “entren”. En automático, Márquez, Cruz y Guillaumin se abrieron paso a empujones, recibiendo a cambio jaloneos y codazos. En el enfrentamiento resultó agredida Mara Cruz, secretaria de Formación Política del CEN; Ruth Castro, secretaría de Finanzas del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) y el mismo Cotoñeto.

Fue necesario un choque más, en el último punto de revisión, para que ADN, el FIP e IDN arrebataran el control del Consejo Estatal a NI.

El último encontronazo se registró pocos minutos después de que Jorge Benito Cruz Bermúdez, vicepresidente de la Mesa Directiva y ex encargado de despacho de la Secretaría General de Gobierno (SGG), declaró dentro del salón la existencia de quórum con la presencia de 103 consejeros afines a NI.

Fuera, los consejeros del FIP, ADN e IDN que no habían logrado registrarse para la sesión como resultado de los retenes policiacos y el primer enfrentamiento, exigían acceso a dos porteros: uno identificado como guarura del gobierno estatal y otro como colaborador de Luis Maldonado Venegas, ex titular de la SGG y actual diputado federal del PRD.

Encabezados por Eric Cotoñeto, los perredistas del bloque opositor lograron abrir las dos puertas de acceso de par en par e irrumpir en el salón, mientras una decena de elementos de seguridad hicieron un último intento por expulsarlos a empujones, jaloneos, patadas, codazos y puñetazos.

Entre los inconformes ingresó Mario Alberto Mota Jiménez, secretario vocal de la Mesa Directiva, quien encaró a Cruz Bermúdez: le arrebató la orden del día que acababa de anunciar como aprobada y la hizo pedazos.

Para ese momento, la Mesa Directiva había sido tomada por los consejeros del FIP, ADN e IDN, quienes a gritos comenzaron a protestar por las condiciones en las que se desarrolló el Consejo. Movidos por el calor de la disputa, un grupo levantó la mesa de ceremonia en el aire, mientras otros arrojaron las sillas a los costados.

Cruz alcanzó a declarar el receso de la sesión antes de huir del lugar. Con él se fueron los 103 consejeros afines a la coalición con el PAN, a los cuales se sumaron 10 más cuya procedencia se desconoce. En un salón contiguo ratificaron la política de alianza aprobada a nivel nacional de considerar “excepcionalmente” coaliciones con el PAN.

Al mismo tiempo y desde la sede original del Consejo, un bloque de 128 consejeros de ADN, FIP e IDN avaló coaliciones únicamente con fuerzas políticas de izquierda.

En entrevista, Erika Moreno señaló que la sesión del Consejo Estatal que se ajustó a los estatutos del partido para reconocer la validez de su resolución fue la de ADN, IDN y FIP. “El Consejo Estatal determinó ir en alianza con las izquierdas, entonces eso vamos a transmitir al CEN”, aclaró.