Fiscalía catea negocios con venta de máquinas de coser industriales presuntamente robadas

Tehuacán. Dos negocios con venta de máquinas de coser industriales fueron aseguradas por la Fiscalía General del Estado (FGE), luego de que en una supervisión se detectó que los propietarios no pudieron comprobar la legalidad de parte de su mercancía, asunto que está relacionado con denuncias por asaltos a maquiladoras en esta región.

El fiscal regional de investigación, Jaime Huerta Ramos, dio a conocer la mañana de ayer que se tenían preparados cateos y detenciones en Tehuacán como parte de las acciones que la fiscalía realiza para poner denuncias que hicieron empresarios maquileros, todas ellas durante el año pasado.

Las demandas, explicó, son por asaltos que se dieron contra esas empresas, ante lo cual los agentes trabajan para detectar los lugares en los que se comercializan las máquinas robadas en esos asaltos.


Horas después de esa declaración, un operativo de policías y personal de la fiscalía arribó a Tehuacán para dirigirse primero a un negocio ubicado en la avenida Reforma; ahí se tenía el giro de casa de empeño, pero también se tenían a la venta varias máquinas de coser industriales.

Los agentes realizaron una revisión de las máquinas, las decomisaron y posteriormente ordenaron el cierre del establecimiento para después colocar sellos en las cortinas, de modo que quedó clausurado.

El operativo se dirigió entonces a la calle 9 Oriente; en esa vialidad funcionaba otro negocio con venta de máquinas, hilos y otros insumos para maquiladoras. El procedimiento fue similar al de la casa de empeño e igualmente se le dejó clausurado por relación a procesos judiciales.

De acuerdo con datos del fiscal existen alrededor de 30 carpetas de investigación iniciadas por querellas de empresas maquiladoras de esta zona que sufrieron asaltos el año pasado, mismas a las que se les ha dado seguimiento y a través de las indagatorias los agentes lograron detectar a las bandas que se dedican a ese ilícito.

Cabe recordar que desde hace más de dos años las maquilas han sido blanco de la delincuencia, al inicio solo les robaban la nómina, posteriormente cambiaron su forma de operar y comenzaron a entrar por la fuerza a las empresas para llevarse dinero en efectivo.

Pero desde hace más de un año son ya bandas bien organizadas las que cometen esos ataques de modo que en menos de 15 minutos despojan a los trabajadores de sus pertenencias y desmantelan las máquinas y se las llevan, eso ha generado que las empresas afectadas cierren sus puertas al quedarse en bancarrota.