FGE “congeló” demanda por golpes y fraude que los hijos de Héctor Montiel presentaron en su contra

Un nuevo episodio de tráfico de influencias que mancha la mala fama de la Fiscalía General del Estado (FGE) es el siguiente: desde casi un año se han negado a tocar en esa instancia la demanda que existe contra el ex alcalde panista de la ciudad de Puebla, Héctor Octavio Montiel García, que presentaron sus tres hijos para acusarlo de agresiones físicas, de falsificar un par de documentos y de intentar un fraude en contra de sus propios descendientes.

Héctor Montiel, quien fue alcalde interino de Puebla durante el trienio de Luis Paredes Moctezuma, desde 2013 enfrenta un litigio por el intento de despojar a sus hijos de un predio de siete  hectáreas, o mejor dicho de quererles quitar la herencia que recibieron de su madre, lo cual derivó en que hace un año sus vástagos lo acusaran por los delitos de agresiones, intento de fraude y falsificación de documentos.

La FGE tomó conocimiento de los señalamientos, pero al mismo tiempo mandó la averiguación al cajón del olvido y nunca se ha hecho el más mínimo intento para que avancen las investigaciones.


Se dice que, el fiscal Víctor Carrancá tiene “miedo” de tocar esta averiguación por las implicaciones políticas que conlleva “molestar “ a Héctor Montiel, un yunquista ligado a Luis Paredes y que forma parte de una facción política que el año pasado se dedicó a generar un acoso contra el panista Eduardo Rivera Pérez, cuando este era el enemigo número 1 dentro del PAN del grupo político del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

En la demanda, los tres hijos de Montiel presentaron las pruebas de cómo su padre falsificó un par de documentos y pese a ello, la FGE no siquiera ha entrado al terreno de verificar el valor jurídico de los documentos en cuestión.

Con este caso, otra vez se pone en evidencia como Víctor Carrancá conduce a la FGE con criterios estrictamente políticos. En esta ocasión no para perseguir a críticos del morenovallismo, sino para proteger a figuras del PAN que son incondicionales a los intereses del grupo político de Rafael Moreno Valle Rosas.

La historia

De acuerdo a un relato de la representación jurídica de los tres hijos de Montiel García, esta es la historia del litigio en cuestión, en el cual sobresale la ambición del ex edil que lo ha llevado a romper con sus hijos, a golpearlos y quererlos despojar de su herencia:

Todo empezó en mayo de 2012, cuando Catalina Romero de Martino decide romper su relación conyugal con Héctor Octavio Montiel García, llegando al extremo de echarlo de la morada familiar, que era propiedad de esta mujer.

Esa decisión llevó a esta mujer a modificar su testamento, del cual sacó de la lista de beneficiarios a Héctor Montiel y determinó que todos sus bienes, que ella había adquirido con dinero propio, se le quedaran a sus tres hijos, quienes son dos mujeres y un hombre.

Entre esos bienes destaca un predio de siete hectáreas, del municipio de Santa Clara Ocoyucan, que está dentro de zona de Lomas de Angelópolis, que es un área de la más alta plusvalía en el país.

Un año más tarde, Catalina Romero de Martino enfrentó una recaída al estar enferma de cáncer, que la llevó a abandonar su domicilio para tener mejor atención en casa de un pariente. A decir de los hijos, esa situación fue aprovechada por Héctor Montiel para supuestamente sobornar a una sirvienta y extraer documentos de las propiedades inmobiliarias de su ex esposa.

De tal forma que se llegó al fatídico mes de septiembre de 2013, en que ocurrieron dos hechos: el primero fue que entre los días 10 y 19, Héctor Montiel presenta una demanda contra Catalina Romero, argumentando que le debía 200 millones de pesos.

El segundo hecho fue que esta mujer muere el día 29. Es decir, el ex alcalde presentó la querella durante la agonía de la mamá de sus hijos.

Ese reclamo de 200 millones de pesos, que nunca se ha demostrado que dicha suma de dinero se hubiera transferido a una cuenta bancaria de Catalina Romero, se hizo con un pagaré falso, que no reúne las condiciones de ser un documento válido.

Y mediante ese recurso se promovió un embargo de los terrenos de la zona de Lomas de Angelópolis, bajo el argumento de que con los predios le iban a pagar al ex edil el dinero que le debían.

Los tres hijos de Montiel al percatarse que se padre los quiere despojar de la herencia, empezaron a defenderse jurídicamente. Como reacción a ello, cuentan que la menor de los tres vástagos en una ocasión fue golpeada –en enero de 2014– por el ex edil en el estacionamiento de Ciudad Judicial.

Además, los tres muchachos han sufrido una larga lista de amenazas de que van a ser “levantados” si siguen con el litigio.

Para marzo de 2015 brota una nueva demanda, ahora aparece Alicia Romero de Martino, hermana de la ex esposa de Montiel, reclamando el pago de 210 millones de pesos, bajo el argumento de que había un contrato de promesa de compraventa de las siete hectáreas que están en disputa.

Los tres muchachos Montiel Romero se acaban percatando que su tía Alicia Romero actúa en concordancia con Héctor Montiel, y que de igual manera, su reclamo se hace con un documento hechizo, sin validez jurídica. Eso llevó a que la mujer, a finales de 2015, mejor decidiera ella misma rescindir ese falso contrato. Mismo, que un año más tarde volvió a exigir que sea cumplido.

Un tercer recurso que utiliza Montiel contra sus hijos, es que las siete hectáreas en disputa era cuidadas por un grupo de inquilinos y estos, de un día para otro acusan a los muchachos de haberlos desalojado violentamente.

Algo curioso, o que mejor dicho delató lo que había atrás de ese comportamiento, es que en la querella aparece Héctor Montiel como “defensor” de los agraviados.

Marzo de 2016, Montiel ahora acusa a su hijo de que le debe 200 millones de pesos. Siempre usa la misma cantidad en todos sus reclamos.

En ese mismo año, una mujer llamada Yolanda Torres presenta una demanda contra los hijos reclamando una vieja deuda de su madre de ellos, por 25 millones de pesos, pero que por los intereses ya está en el orden de los 71 millones de pesos.

En todas las acusaciones de reclamos millonarios que han soportado los tres hijos de Héctor Montiel hay tres constantes: siempre son con documentos sin soporte jurídico; sin que se pueda acompañar pruebas de depósitos bancarios, ya que esas sumas de dinero no pueden ser trasladas a ningún lado en efectivo; y que la FGE hace mutis a las demandas de que se están siempre utilizando papeles falsos.

Los terrenos actualmente están dentro de un fideicomiso bancario, para protegerlos. Los litigios de Montiel contra sus hijos se siguen ventilando en los tribunales, lo que implica complicados episodios de diligencias y amparos.

Mientras que la FGE, congela la demanda que existe contra Montiel por golpes contra sus hijos, por uso de documentos falsos y de presunto fraude.