Feminicidas de la maestra rural Patricia Mora podrían ser liberados

Feminicidas de la maestra rural Patricia Mora son liberados.

El juez de Control de la Zona Oriente de Teziutlán, Alberto Bagatella, podría libertar en cualquier momento a los dos feminicidas de la maestra rural Patricia Mora Herrera.

Familiares de la víctima de feminicidio denunciaron que el juez de control de Teziutlán, Alberto Bagatella, obstaculiza el proceso de investigación sobre el asesinato, al impedir las diligencias del caso, lo cual podría ocasionar la excarcelación de los presuntos delincuentes.

Así lo denunció Gabriela Molina Herrera, dirigente del Consejo Democrático Magisterial Poblano y hermana de Patricia, quien solicitó la intervención del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez, para dar una salida al proceso.


Este miércoles, la familia de Patricia Mora se reunió con representantes de la Fiscalía General del Estado (FGE), para efectuar una revisión de la carpeta de investigación.

Es la primera vez que los hermanos de Patricia Mora tienen acceso al expediente que se abrió desde noviembre pasado.

“El caso de mi hermana está detenido. Ignoramos las razones del por qué no ha resuelto positivamente las solicitudes que se le han hecho”, declaró.

Dijo que debido a esta negligencia del juez de control de Teziutlán, salieron en libertad los presuntos responsables del feminicidio de Patricia Mora.

Por tal razón, responsabilizó de omisión y por no actuar con justicia ante el reclamo que no solo le hizo la familia y el gremio magisterial, sino la comunidad entera.

En entrevista, Gabriela Molina señaló que el juez se ha negado a efectuar la diligencia contra Baldomero “N” y Fernando “N”, detenidos desde enero pasado como presuntos feminicidas de Patricia.

Informó que en tres ocasiones solicitaron la realización de la audiencia, pero el juez Bagatella ha asumido una postura intransigente.

En diciembre pasado, agentes ministeriales detuvieron a Fernando “N” y fue vinculado a proceso por el asesinato de la maestra rural. Días después, fue asegurado Baldomero “N” quien también se vinculó a proceso por el mismo caso.

Desde entonces, acusó, el proceso de investigación se encuentran empantanado.

El pasado 12 de noviembre, la profesora Patricia Mora Herrera fue localizada muerta con huellas de tortura y abuso sexual después de dos días de ser reportada como desaparecida.

Su cuerpo fue hallado a 500 metros de su vivienda, ubicada en rancho Totoltepec, municipio de Zacapoaxtla, cubierto con una lona.

Sus familiares exigieron a la FGE que investigue en esos términos el homicidio de la maestra. Mora Herrera, de 43 años, se desempeñaba en un bachillerato general en el municipio de Huehuetla, en la región de Zacapoaxtla.

Mora Herrera regresaba de un curso del municipio de Teziutlán. A las 21 horas del viernes telefoneó a su esposo para avisar que ya estaba de camino a casa. Tras varias horas de espera, el cónyuge pidió a la autoridad municipal iniciar la búsqueda.

Horas después, la Policía local reportó el hallazgo. La mañana del domingo la sepultaron.

Hasta ahora, los hermanos de Patricia Mora han señalado que la FGE ha sido omisa para indagar el homicidio.

El gremio magisterial, organizaciones sociales e indígenas, así como activistas e intelectuales de la talla del escritor Juan Villoro exigieron a las autoridades estatales solución al caso del feminicidio de la maestra, sin que a la fecha haya una solución al caso.

Profesores y ciudadanos tomaron las calles de Zacapoaxtla para exigier al gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad, y al fiscal del estado, Víctor Carrancá Bourget, una investigación a fondo y castigo a los asesinos, así como poner alto a la violencia feminicida en Puebla.