Expropian casa a ex trabajador de la ex fábrica la Constancia para reubicar la primaria “Esteban de Antuñano”

El gobierno del estado expropió una casa, que era propiedad de un ex trabajador de la ex fábrica textil La Constancia Mexicana, para la reubicación de la primaria “Esteban de Antuñano” que será demolida para dar cabida a un parque temático.

Así se pude observar en los letreros que la semana pasada colocó el gobierno morenovallista en una vivienda de grandes dimensiones, que ocupa la mitad de la manzana entre el Bulevar Esteban de Antuñano y las calles Río Atoyac y Obreros Independientes.

En el letrero se lee: “Predio propiedad del gobierno del estado”.


De acuerdo con los propios colonos, es de dominio público que la propiedad se encuentra intestada, pues su propietario Macedonio González murió sin heredar el inmueble que ha estado en venta desde hace más de cinco años.

Un ex empleado de la Constancia, que habita en la colonia Luz Obrera, confirmó que la propiedad es de su ex compañero Macedonio González, y que según el comité directivo de vecinos el inmueble fue expropiado para construir la nueva escuela primaria.

Sin embargo, dijo que temen que el gobierno del estado se adueñó de otras dos casas que están a los lados, pues los propietarios de los baños de vapor “La Luz” informaron que les fue requerido su reubicación del lugar, por representar un peligro para los estudiantes.

Esto se debe a que el nuevo plantel colindará con el baño público, que anteriormente eran baños comunales de los obreros de la primera fábrica textil de América.

“Sabemos que no sólo quieren ese tramo de terreno, porque gente del gobierno ha venido a intimidar a otros vecinos con quitarle sus casas porque según invadieron la zona y no son tierras legítimas”, relató el hombre que está por cumplir 88 años.

El anciano, quien omitió su nombre para evitar problemas con la autoridad, explicó que se aprovecharon de su compañero Macedonio, porque falleció intestado y se desconoce si habrá pago para los deudos.

Advirtió que el resto de los colonos no van a permitir que les quiten sus propiedades, como ocurrió con un campo de fútbol que les expropió el municipio hace décadas para la instalación de un tanque de agua del Soapap, del que no recibieron obras a cambio a pesar que en su momento lo prometió el ayuntamiento.