Exponen las miradas fotográficas sobre el interior del barrio de San Antonio

Desde este fin de semana los niños que participaron en el proyecto “Barrio de San Antonio: fotografías desde el interior” ven expuestas sus imágenes en Copil Café Galería –3 Oriente 611 altos– como parte de la serie de exhibiciones con las que se ha dado a conocer este proyecto impulsado por el colectivo La Pesera.

Así, los creadores de esas imágenes han visitado, entrado y habitado espacios que, de no ser por este proyecto, no hubieran conocido pese a vivir a unas cuadras de distancia, evidenciando con ello una circunstancia real: que un barrio que está dentro de la traza del Centro Histórico de Puebla está fuera de cualquier proyecto de índole social y cultural.

En el año 2013, con el apoyo del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc) en Puebla, ocho pequeñas cámaras digitales propiedad de Adriana Bonilla, Agnija Anca y Nereo Zamitiz, miembros del colectivo, fueron “roladas” entre los niños del barrio para que fotografiaran las cosas de su interés: sus casas, la feria patronal, los partidos de futbol, las panaderías y las tiendas, los rostros y las imágenes “barrio bravo”.


Las cámaras digitales estuvieron en manos de “los morritos” y “los grandes”; los primeros Juan Manuel, Luis Ángel, Misael, Tubo, Cabeza chiquita, Bolillo y Chabelo; mientras los otros, los adultos, fueron El Nene, Silver, Miguel, Agnija, Nereo y Adriana.

El resultado fue una serie de imágenes logradas a través de la cámara en las cuales, el acto fotográfico, fue visto como “un medio para mostrar un lugar y un tiempo desde una perspectiva propia”.

Como explican los integrantes de La Pesera “las imágenes muestran fragmentos de una vida cotidiana, con texturas, altares, talleres, juegos y rostros de habitantes que hablan de un lugar con historia propia y con una identidad privilegiada”.

El proyecto –agregan– “tuvo como objetivo la revaloración de la vida actual del barrio, sus habitantes, historia, costumbres y vida cotidiana mediante imágenes, al tiempo que compartimos una herramienta como alternativa cultural y de expresión: la fotografía”.

Además de las exposiciones que han visitado distintos espacios de la ciudad de Puebla y de Cholula, el colectivo editó un libro homónimo en el que se incluyen 40 fotografías tomadas por “los morritos” y por “los grandes”.

En el libro Barrio de san Antonio. Fotografías desde el interior, que es bilingüe –español e inglés–,se reúnen las fotografías en las que aparecen aspectos del barrio, de sus costumbres, de la vida vecinal y retratos.

Así, en las manos de los niños, coincidieron Agnija Anca y Nereo Zamítiz, “la fotografía dejó de ser banal y se convirtió en una forma de expresar, de conocer su entorno y a sí mismos”.

En general, continuaron los artistas, las imágenes logradas “no se ven frías sino que revelan el ojo fotográfico que algunos traen”, como fue el caso de “Chabelo”, un niño de 10 años de edad, que no sabe leer ni escribir, pero que hizo los mejores retratos de la serie.

Además de la exposición en Copil Café Galería, el Colectivo La Pesera ya puso en línea la versión virtual http://bit.ly/Libro01.

En él, se anotan que “dada la preocupación del colectivo sobre la falta de espacios de capacitación y expresión cultural, y en particular en los barrios como el de San Antonio, es que propusimos este proyecto fotográfico como medio de expresión artística y la publicación para difundir una versión íntima y particular desde la personalidad que característica a este histórico barrio”.