Existen en Tehuacán dos cajas de ahorro impedidas por Condusef para captar recursos

Tehuacán. Al menos dos cajas de ahorro que no cuentan con el aval de la Condusef operan en la región tehuacanense, lo que pone en riesgo el recurso económico de las personas que confían en esos establecimientos.

De acuerdo con los datos de la dependencia, en el estado existen nueve sociedades cooperativas de ahorro y préstamo que no cuentan con la solvencia económica o están en potencial de quiebra, por lo cual lo que se sugiera por parte de la Condusef es que no se ahorre en esos negocios.

En la lista se encuentra Fampeco, cuyo nombre a puesto en alerta a los defraudados de Bampeco, por el parecido de los nombres, de modo que hay quienes sospechan que se trate de algún familiar de quien inició con la caja de ahorro que tras declararse en quiebra dejó a decenas de personas sin su dinero.


Fampeco, según los datos de la Condusef, cuenta con 11 sucursales distribuidas en Puebla y Oaxaca, lo que hace un total de 623 socios, quienes podrían perder sus ahorros porque la empresa no demostró tener la solvencia suficiente, por lo cual en la página de la comisión se lee con letras rojas la leyenda “cuidado no ahorres tu dinero en esta caja”.

Caja Solidaria Puerta a la Sierra Negra, misma que solo funciona en Coxcatlán, también está dentro de la lista, aunque en su caso se especifica que al tener menos de 2.5 millones de Unidades de Inversión (UDIS) no requiere de autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de valores, por lo cual sí tiene permitido realizar algunas operaciones de ahorro y préstamos, pero el peligro para sus socios es que no les ofrece el seguro de depósito.

Sin embargo el Comité de Supervisión Auxiliar de la Condusef clasificó caja de ahorro con categoría D, lo que la obliga a abstenerse de realizar operaciones que impliquen captación de recursos, una vez que se le haya notificado por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Al igual que en el caso de Fampeco la Condusef sugiere que no se ahorre en esa caja, porque se encuentra impedida para captar recursos económicos.