Exige regidor de Grupos Vulnerables esclarecimiento de asesinato de un joven gay

Tehuacán. José Carlos murió víctima de un crimen de odio, así lo sostuvo el regidor de Grupos Vulnerables, Víctor Manuel Rodríguez, al referirse al asesinato del joven homosexual que ultimado dende su negocio en la colonia Santiago Tula, cuyo cuerpo recibió alrededor de 15 puñaladas.

El regidor, quien forma parte de la comunidad diverso sexual en esta región, sostuvo que la carga de violencia con la cual fue asesinado José Carlos, debe ser motivo suficiente para que la Fiscalía General del Estado investigue el caso como un crimen de odio, aunque mostró poca confianza en que así se realice.

Manifestó que las autoridades encargadas de la impartición de justicia en el estado han dejado muestra clara de lo poco que les interesa investigar los crímenes de odio y los feminicidios, “ni las mujeres ni los diversos sexuales les importan”.


Recordó que hasta el momento no se tiene conocimiento del avance que tengan las indagatorias sobre la muerte de Yadira, quien fue asesinada en el bar donde laboraba, sobre la Y de Chilac.

Del único caso que la Fiscalía presentó detenido, dijo, se trató de un chivo expiatorio, por lo que para la población diverso sexual de esta zona tampoco se considera que esa muerte quedó plenamente esclarecida.

De igual manera dijo que desde el área de atención a víctimas del delito no se dio ningún tipo de acercamiento con la familia de la víctima, lo cual es otra señal de que no existe sensibilidad en esos casos.

José Carlos, resaltó, era una persona de mucho carisma, por lo tanto en su colonia se le tenía gran aprecio, además era sumamente solidaria con las causas no solo de la comunidad a la cual pertenecía por su preferencia sexual, sino de manera general, por lo que lejos de tener enemistades contaba con grandes amigos.

Por lo anterior, expresó, la única explicación que se tiene a ese homicidio es que fue ejecutado por homofobia, ya que no se cometió robo en la estética donde José Carlos fue asesinado.

Llamó a las autoridades a dar la importancia que merecen esta clase de hechos para frenar la intolerancia y la homofobia, misma que se hace presente aún después de que se cometió el asesinato, pues en las redes sociales hubo muchos perfiles que expresaron su burla o satisfacción ante el crimen.