Exhiben padres de víctima de feminicidio en Puebla impunidad del asesino

El peso del poder económico de la familia del criminal, las deficiencias del Nuevo Sistema de Justicia Penal y las dilaciones de la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) han impedido que José Rodrigo Vázquez Barrientos sea detenido; no obstante, la existencia desde hace un año de la orden de aprehensión en su contra por el feminicidio de la joven abogada de origen duranguense Minerva Calderón Hernández, según denunciaron el día de ayer sus familiares.

Durante una conferencia de medios se presentaron en la capital poblana Marcos Calderón, Minerva Hernández Rodante y Othoniel Calderón Hernández, respectivos padre, madre y hermano de la víctima, quienes consideraron que las influencias de los progenitores de José Rodrigo Vázquez Barrientos, los pediatras Margarita Barrientos Pérez y Juan José Vázquez de la Garza –médicos consultan en el Hospital Ángeles, el más lujoso de la entidad– le han brindado impunidad al homicida.

De hecho, Othoniel Calderón dijo tener versiones no confirmadas de que el feminicida goza de protección porque tiene un tío que trabaja en el gobierno estatal. Lo cierto es que su madre, Margarita Barrientos Pérez, ha tenido cargos relevantes como el de presidente de la Asociación Nacional de Pediatras durante la gestión 2007–2008 y encargada del Área de Pediatría del Hospital para el Niño Poblano, lo cual le pudo haber granjeado relaciones de alto nivel que ahora le sirven para que su hijo no pise la cárcel.


Asimismo, revelaron que hubo testigos de la culpabilidad del hijo de los galenos en el feminicidio, pero se han negado a brindar su testimonio a las autoridades porque tienen temor, debido a que hay rumores de que José Rodrigo Vázquez Barrientos –un hombre de 31 años de edad adicto a la cocaína– lo mismo posee vínculos con los estratos más bajos de la delincuencia en Puebla, que con los más altos estratos de la criminalidad.

Los familiares de Minerva –asesinada el 21 de marzo de 2017, a los 28 años, con saña por José Rodrigo Vázquez Barrientos, quien le propinó 70 puñaladas, le desprendió el cuero cabelludo y la golpeó– relataron que a pesar de que las cámaras de seguridad del fraccionamiento Vista Hermosa captaron al feminicida salir de la casa de la víctima, con un cuchillo y manchas de sangre en la ropa y manos, no fue detenido inmediatamente porque el titular de la Fiscalía General del Estado, Víctor Antonio Carrancá Bourguet, les dijo que tenían que armar bien el expediente a fin de que el criminal, una vez detenido, no obtuviera su libertad.

Además, el primer abogado que contrataron también les recomendó, como parte de su estrategia, que guardaran silencio y no exhibieran el caso en los medios y redes sociales para no alertar a José Rodrigo Vázquez Barrientos.

Por si fuera poco,  ex compañeros de Minerva de la Universidad Iberoamericana Puebla, donde estudió su licenciatura, y de la Escuela Libre de Derecho, donde cursaba la Maestría, también les recomendaron a los deudos no buscar justicia, arguyendo que podía haber represalias de los grupos criminales con los que se relaciona el feminicida.

Fue por eso que durante seis meses la familia guardó prudencia, pero ante la impunidad, decidieron actuar: cambiaron de defensor legal, hablaron con el gobernador de Zacatecas y la presidente de la Comisión de Derechos Humanos de esa entidad, quienes intercedieron ante la FGE poblana y han iniciado una campaña para exigir justicia, no solo por la vía legal, sino también por los medios de comunicación y las redes sociales, ya que se han percatado de que ni siquiera el entorno laboral de los progenitores de José Rodrigo Vázquez Barrientos están enterados del crimen cometido por este.

“Por supuesto que lo que buscamos es justicia, pero también evitar que otro feminicidio pueda ocurrir, porque al ignorar o que hizo José Rodrigo Vázquez, por la protección que le brindan sus padres, ya que están poniendo en riesgo a las personas, a las mujeres que están en su entorno”, advirtió el hermano de Minerva.