Exenta Congreso corridas de toro de sanciones por maltrato animal

El Congreso del estado dejará fuera las corridas de toro de la reforma que pretende penalizar el maltrato animal con prisión y sanciones económicas, debido a que la medida no generó consenso entre las bancadas, informó el coordinador del grupo del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Elías Abaid Kuri.

Detalló que la iniciativa sí combatirá las peleas de perros, con o sin apuestas, a cuyos organizadores y promotores propone imponer de uno a cuatro años de cárcel y multa de 200 a 400 días de salario.

La reforma la promueven integrantes de ocho organizaciones civiles que se dedican a la atención y rescate de animales, quienes se manifestaron a favor de la enmienda el domingo pasado frente a las instalaciones del Congreso.


De acuerdo con una copia del proyecto, elaborado por los grupos ciudadanos, se busca adicionar el Capítulo Vigésimo Cuarto y los artículos 470, 471, 472, 473 y 474 al Código Penal del Estado, para sancionar los actos de maltrato o crueldad.

En el artículo 470 de la iniciativa se impone de seis meses a dos años de prisión y multa de 50 a 100 días de salario mínimo vigente a quien, “mediante acción u omisión, realice actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier animal causándole dolor, sufrimiento o afectación a su bienestar”.

Si las lesiones ponen en peligro la vida del animal, las penas antes señaladas se incrementarán en una mitad, y si los actos de maltrato o crueldad provocan la muerte del animal se impondrán de dos a cuatro años de prisión y multa de 200 a 400 días de salario.

Las sanciones ya referidas podrán incrementarse en una mitad más si se prolonga innecesariamente la agonía o el sufrimiento del animal, se utilizan métodos de extrema crueldad o si el sujeto activo los capta en imágenes, fotografía o videograbaciones para hacerlos públicos por cualquier medio.

En el proyecto de reforma se aclara que se entenderá como animal “todo organismo vivo, no humano, sensible, que no constituya plaga, que posee movilidad propia y capacidad de respuesta a los estímulos del medio ambiente, perteneciente a una especie doméstica o silvestre”.