Evidencia ASF que carencia recursos en zonas pobres aumenta rezago educativo

La carencia de inversión del presupuesto público federal en las comunidades más pobres de Puebla, por parte del gobierno del panista Rafael Moreno Valle Rosas, ya evidencian un impacto importante que aumenta la marginación en los aprovechamientos escolares de los alumnos en escuelas con menos recursos de la entidad, según ha advertido la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión sobre la cuenta pública 2013.

Los rubros más preocupantes se encuentran en la educación indígena y la población que atiende el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), pues en el primer sector hay índices de reprobación en español de hasta 25 por ciento y de español de hasta 36 por ciento. En el segundo, la reprobación en el estudio del idioma oficial es de 10 por ciento y de matemáticas de 17 por ciento.

La ASF también señala que la eficiencia terminal para Puebla en general en secundaria es grave, ya que 13 de cada 100 estudiantes que ingresan a ese nivel no lo terminan o no lo hace en el plazo establecido.


En el dictamen sobre el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB) el organismo señala: “A calidad educativa en el estado de Puebla presenta insuficiencias, lo anterior es significativo en las poblaciones más rezagadas socialmente, lo que manifiesta la importante influencia que tiene el contexto socioeconómico en los resultados educativos”.

Así, puntualiza que en el nivel primaria los resultados de las escuelas ubicadas en las localidades con grado de marginación alto y muy alto fueron los siguientes: en la asignatura de español, “62.0 por ciento y 74.5 por ciento de los alumnos obtuvieron resultados insuficiente y elemental, y en matemáticas 50.6 por ciento y 64.7 por ciento, respectivamente; ello contrasta con las escuelas con muy bajo grado de marginación, cuyos valores fueron de 51 por ciento en español y 45.6 por ciento en matemáticas”.

En secundaria, mientras que el porcentaje de alumnos con resultado insuficiente y elemental en las escuelas que se encuentran en localidades con grado de marginación alto y muy alto fue de 83.8 por ciento y 85.9 por ciento en español y de 71.9 por ciento y 70.4 por ciento en matemáticas, en las escuelas ubicadas en localidades con grado de marginación muy bajo fue de 77.8 por ciento y 79.6 por ciento, respectivamente.

“Factores adicionales que inciden en los resultados menos favorables en las pruebas de aprendizaje, que se registran en las escuelas ubicadas en localidades más rezagadas, es la existencia de mayores carencias de infraestructura” indica la Auditoría Superior de la Federación.

 

Otros rezagos

La ASF también evidenció el rezago educativo en educación indígena y en la población que atiende el Conafe.

Recuerda que uno de los objetivos establecidos en el Plan Sectorial de Educación 2013–2018 es poder elevar la calidad en el nivel básico, y exhibe que las calificaciones obtenidas por el estado de Puebla en la aplicación de la prueba Enlace 2013 señalan que la evaluación en primaria fue aplicada a 541 mil 550 alumnos en la materia de español y a 540 mil 719 en matemáticas.

Los resultados obtenidos fueron: 57.4 por ciento de los educandos obtuvo una calificación insuficiente o elemental en español, mientras que en matemáticas fue de 48.5 por ciento.

La educación indígena y la que brinda el Conafe, dice la ASF, “son las que presentan un mayor rezago respecto al logro educativo. Los valores alcanzados fueron de 75.4 por ciento de alumnos en español y de 63.7 por ciento en matemáticas para la primera modalidad, mientras que de 90.0 por ciento en español y 83.3 en matemáticas para la segunda”.

En secundaria se evaluó a 311 mil 834 estudiantes en la materia de español y a 311 mil 683 en matemáticas: 80.6 por ciento de los alumnos obtuvo una calificación insuficiente o elemental en español y 75.2 en matemáticas.

Otro indicador estratégico es el referente a la cobertura educativa. En Puebla la cobertura de atención en preescolar para los niños de 3 años en el ciclo escolar 2012–2013 fue de 66.3 por ciento, de 88.1 por ciento para los de 4 años, de 69.5 por ciento para los de 5 años. En conjunto, para ambos sectores de preescolar la cobertura fue de apenas 74.7 por ciento, es decir, hubo un déficit de 25 por ciento.

Para el nivel de primaria la cobertura fue de 96.7 por ciento, y de 90.8 por ciento para secundaria.

La eficiencia terminal en el estado de Puebla fue de 87 por ciento en secundaria en 2013. La ASF recalca en este sentido que “el valor alcanzado es insuficiente y refleja que 13 de cada 100 estudiantes que ingresa a la secundaria no la termina o no lo hace en el plazo establecido”.

En primaria la entidad registró un valor de eficiencia terminal de 97.5 por ciento, el cual es mayor que el obtenido en el nivel de secundaria. El porcentaje de reprobación en primaria en la entidad en el ciclo escolar 2012–2013 fue de 1.7 por ciento y de 11.3 por ciento para secundaria.

En 2013 los recursos transferidos del FAEB al gobierno del estado de Puebla ascendieron a 14 mil 805 millones 341 mil 300 pesos, que significaron para la entidad “el 100 por ciento del gasto total en educación básica pública y financió 66.4 por ciento de los docentes, 62.4 por ciento de los planteles y 68.1 por ciento de la matrícula”.

Sin embargo, del total de recursos del FAEB recibidos a la administración morenovallista 1.2 por ciento, es decir, poco más de mil 500 millones de pesos, “tuvo un destino que no se corresponde con sus fines y objetivos”, advierte la ASF.