PRI evade hablar de la aprobación de la cuenta pública de RMV

El Comité Directivo Estatal del PRI evitó emitir una opinión sobre el respaldo que los diputados locales de ese partido dieron a la cuenta pública 2012 del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, a quien el instituto político acusó en campaña de desviar recursos públicos a favor de la alianza ganadora Puebla Unida.

El presidente estatal del tricolor, Pablo Fernández del Campo Espinosa, se limitó a señalar que platicará con los integrantes del grupo legislativo esta semana sobre el sentido del voto, al tiempo de afirmar que se trata de una charla que se encuentra “pendiente”.

“Pronto lo vamos a estar platicando; nosotros tenemos un diálogo permanente y la semana que entra nos vamos a estar reuniendo”, expresó el dirigente al ser cuestionado en entrevista, en la que eludió precisar si el Comité Directivo avaló el respaldo a la cuenta morenovallista.


Aun así, el viernes pasado Samuel Aguilar Solís, secretario de Acción Electoral del PRI, insistió en que el gobernador intervino en la elección a favor de los candidatos de Puebla Unida, por lo que exigió a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) dar continuidad a las denuncias interpuestas por el tricolor en la pasada elección local.

Los 13 integrantes de la bancada del PRI votaron a favor de la cuenta pública 2012 del Poder Ejecutivo el jueves pasado, la cual se aprobó por unanimidad de votos de todas las fracciones legislativas del Congreso local.

Ernesto Leyva Córdova, coordinador del grupo legislativo del tricolor, afirmó que la bancada siempre mantiene contacto y comunicación con los órganos directivos del partido, por lo que descartó que el Comité Directivo desconociera el asunto que se trataría en la sesión del jueves.

Sin embargo, aseguró que el voto emitido lo definieron los integrantes de la bancada del Partido Revolucionario Institucional sin recibir línea de la dirigencia porque “nosotros tenemos el pulso y sabemos cómo están las cosas en el Congreso”.

Insistió en que no detectaron ninguna irregularidad en la ejecución del gasto realizado por la administración estatal en 2012, año en el que el gobierno morenovallista manejó 60 mil 438 millones de pesos.