Estudiantes de la UAP acercan la ciencia y la tecnología a habitantes de Cuautomatitla

Estudiantes de la UAP acercan la ciencia y la tecnología a habitantes de Santa Cruz Cuautomatitla, perteneciente a Xochimilco ▪︎ Foto: Aurelio Fernández

El 19 de septiembre pasado cambió la vida de los habitantes de Santa Cruz Cuautomatitla, municipio de Tochimilco. Si bien la reconstrucción de las casas no ha concluido, la capacidad de organización de la comunidad les ha acarreado beneficios no solo económicos, sino académicos, culturales y hasta oportunidades de prosperidad material.

El Centro Universitario de Participación Social (CUPS) de Universidad Autónoma de Puebla (UAP) se ha dado a la tarea de vincular a los estudiantes con la población afectada, a través de la impartición de talleres y la organización de actividades como la “Noche de Estrellas”.

Fernando González, coordinador de Proyectos del centro, destacó que la solidaridad de los estudiantes quedó manifiesta desde la contingencia por el temblor, pues conformaron brigadas para demoler inmuebles dañados y remover escombros en los municipios en donde se registraron los mayores estragos.


Pero fue la población de Cuautomatitla la que logró, con su disposición para colaborar con quienes les brindó ayuda, hacer que se creará un vínculo especial con los estudiantes de la máxima casa de estudios. Esta dependencia universitaria se sumo a la iniciativa Tamakepalis –ayuda entre hermanos, en náuatl– que realiza trabajos integrales para la recuperación luego del siniestro. Esta inciativa conjunta de la UAP, a través del CUPS y del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) y de la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske, ha logrado reunir en torno a la organización propia de la counidad un conjunto de inicativas para el desarrollo de esta localidad volcanera.

Es así que desde el año pasado el CUPS ofrece talleres de alfabetización, de ecotecnias y de preparación de alimentos, cursos de regularización, de electricidad y robots, logrando el acercamiento de los alumnos de Cuautomatitla a la ciencia.

Las actividades incluyen lucha y carreras de robots, además de experimentos de física y química, dirigidos a niños y adolescentes de los niveles primaria y secundaria.

“Tuvimos Noche de Estrellas, pudimos ver planetas que rara vez se pueden observar. Estamos haciendo un Club Astronómico en donde los estamos capacitando para la utilización de telescopios y estamos buscando que la universidad haga una aportación en telescopios y en capacitación para que ellos tengan su propio club y hagan las noches de estrellas cuando ellos lo requieran”.

En tanto que en los talleres de Animación Lectora, los asistentes hacen poemas, cuentan leyendas y hasta recopilan de historias de la comunidad, destacando las que están relacionadas con el volcán Popocatépetl.

La interacción entre los habitantes y los jóvenes de la UAP, que actualmente son 19, resulta en una relación ganar–ganar porque la población también les transmite sus conocimientos.

Por ejemplo, en esta tierra, en donde el amaranto abunda, los lugareños han enseñado a los matriculados en la máxima casa de estudios a hacer alegrías.

Fernando González resalta que la ayuda que brindaron a los damnificados por el sismo pasado les permitió ganarse la confianza de la población.

“Nuestras brigadas regularmente son más mujeres que hombres, participan más en cuestión de voluntariado y la gente de aquí se sorprendió al ver a las chicas cargando los botes con piedras, las carretillas; fue una imagen para ellos que les dio mucha confianza”, concluyó.