¿Este año nadie llorará al Teletón?

Años anteriores se rogaba porque los ciudadanos donaran al Teletón. Este año fue muy fácil cancelar el show. ¿Será que no necesitan el dinero de donaciones? Foto: internet.

¿Recuerdan aquella escena en la que cada año, el día del Teletón, Lucerito, a las 11 de la noche en punto, comenzaba a llorar porque no se llegaba a la meta propuesta? Entonces, suplicaba a los mexicanos que donaran porque de lo contrario miles de niños con alguna discapacidad o capacidad diferente se quedarían sin atención. Debo confesar que, en varias ocasiones, me enganché emocionalmente con esa situación, pero ¿qué pasó este año? ¿Por qué ha resultado tan fácil decidir que se suspende el evento de recaudación del Teletón debido a los sismos que en septiembre azotaron el centro y sur del país?

Mi hipótesis es que el Proyecto Teletón no requiere de donativos ciudadanos para existir, porque son los gobiernos estatales quienes compran y sostienen su Centro de Rehabilitación Teletón (CRIT). Veamos qué ocurre con el CRIT de Puebla.

Fue construido en el año 2011 durante la administración morenovallista en un predio de 5 hectáreas ubicado en la Calle Perseo 5320, en la reserva territorial Atlixcáyotl, en San Andrés Cholula. El predio, cuyo valor catastral en esa época era de 325 millones de pesos, fue donado a la Fundación Teletón México A.C. por el gobierno del estado de Puebla.


Posteriormente, el Congreso del Estado facultó al titular del Ejecutivo, Rafael Moreno Valle Rosas, para otorgar una ayuda a la Fundación Teletón México A.C. para la instalación, operación mantenimiento y funcionalidad del CRIT PUEBLA, por 25 millones 500 mil UDIS, que equivalen a 118 millones 519 mil, 206 pesos (cotizadas en $4.64), destinados al Fondo de Reserva para la Operación, Mantenimiento y Funcionalidad del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón.

Además, se autorizó una afectación multianual del presupuesto por 8 millones 500 mil UDIS, durante 10 años, lo que equivale a 49 millones 895 mil pesos a valor presente de la UDI ($5.88), con la posibilidad de que el plazo sea ampliado, a discreción del titular del Ejecutivo y sin pasar por la autorización del Congreso estatal.

A la fecha, esta afectación de 2012 a 2017 asciende a 388 millones 66 mil, 505 pesos, que, sumados a los 118 millones, 519 mil 206 pesos del fondo inicial más los 325 millones de pesos por concepto del terreno donado, ya suman 713 millones 66 mil 505 pesos, que el gobierno del estado ha donado a nuestro nombre en 7 años, lo que equivale a un donativo anual de 16.5 pesos por habitante poblano ¡nadie se ha escapado!

Por mencionar otro caso, el 11 de marzo del 2003, fue publicado en el número 20 del Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Coahuila el Decreto 390, expedido por el Congreso del Estado, mediante el cual se autorizó al Ejecutivo del Estado a entregar anualmente la cantidad de 20 millones de pesos por cinco años; el Decreto se modificado en 2008, alargando el plazo hasta el año 2025.

A partir de estos datos, diga usted quien sostiene tan noble causa.