Eran campesinos, y no ladrones de niños, los linchados de Acatlán de Osorio

Dos instigadores del linchamiento en Acatlán de Osorio el miércoles de la semana pasada son detenidos; uno de ellos murió.

La Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó que los dos hombres quemados vivos el pasado martes por una turba en Acatlán de Osorio eran campesinos y que no hay ningún indicio de que estuvieran secuestrando menores. A su vez, el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), Diódoro Carrasco Altamirano, indicó que se abrió una carpeta de investigación para el presidente municipal Guillermo Martínez Rodríguez y a la Policía bajo su mando por las omisiones que derivaron en los asesinatos tumultuarios.

El responsable de la política interior en la entidad manifestó en una entrevista para el noticiario radiofónico del periodista José Cárdenas que los cinco policías municipales de Acatlán que tenían la la custodia de las víctimas, están en calidad de “detenidos”.

Añadió que hay otra carpeta de investigación iniciada sobre las personas que han sido identificadas por tomar parte del delito o haberlo instigado.


Insistió en que las autoridades comunales no aplicaron el protocolo acordado para evitar este tipo de crímenes, pues no avisaron con oportunidad al gobierno estatal a fin de que enviara a los negociadores capacitados para calmar a las turbas.

Manifestó que tan solo en este año la SGG ha intervenido en 198 intentos de linchamiento, rescatando a 201 personas, aunque admitió que 15 personas si fueron ultimadas a manos de una multitud.

En las últimas horas de este miércoles la FGE emitió un comunicado para informar que en los hechos de Acatlán de Osorio “de manera preliminar se descarta que los occisos hubieran participado en algún delito, presuntamente se dedicaban a labores del campo”.

De manera extraoficial se sabe que Ricardo Flores Rodríguez, de 22 años, y Alberto Flores Morales, de 53 años, estaban ingiriendo bebidas alcohólicas en la vía pública y por eso fueron detenidos y llevados a la comandancia de la Policía Municipal de Acatlán de Osorio.

Un tercer hombre estaba con los hoy dos interfectos, pero logró escapar.

En el trayecto hacia el edificio, que se ubica a un lado de la presidencia municipal, la gente comenzó a llegar a la comandancia asegurando que los detenidos habían intentado privar a dos menores de su libertad.

Fue así que se desataron los hechos violentos en los que ambos fueron quemados vivos luego de que la turba irrumpió violentamente a la comandancia para sacarlos, sin que intervinieran los elementos que los custodiaban, como se aprecia en videos que circulan en las redes sociales.