El equipo del Puebla de la franja venció por 3–1 a las Águilas del América

La franja del Puebla volvió a ganar en su terreno tras superar a las Águilas del América, con marcador de 3–1, en partido de la Jornada 16 de la Liga Mx en el estadio Cuauhtémoc

La franja del Puebla quería volver a ganar en su casa luego de tres caídas consecutivas, mientras que las Águilas se metían al estadio Cuauhtémoc con la misión de conservar su invicto en calidad de visitante de cara para agenciarse en puestos de liguilla.

Los anfitriones comenzaron en mejores condiciones, ordenados en medio campo y presionando en la meta azulcrema. Es así que hicieron daño apenas a los cinco minutos, cuando Francis Acuña dejó el balón para Alejandro Chumacero, quien amagó a un rival y le pegó directo al rincón izquierdo; el esférico pegó en el metal y se paseó dramáticamente sobre la línea antes de arrancar el grito de gol.


Puebla mantuvo su postura contra unos capitalinos que lucieron incómodos en la primera parte del compromiso. Fue necesario un intercambio de piezas para que los visitantes llamaran la atención, pues Diego Laínez se empezó a mover por dentro a cambió de Andrés Ibargüen, que se ubicó por el carril izquierdo.

Entonces llegó el peligro de los americanistas; Paul Aguilar fue habilitado en los linderos del área, tras una buena jugada desde la izquierda, y le pegó apenas por encima del larguero. Era el minuto 25.

En el complemento las cosas se tornaron ríspidas, con algunas infracciones que detuvieron la velocidad del partido. Sin embargo, los poblanos aprovecharon para clavar el segundo a los 60 minutos, cuando Christian Tabó puso la bola para Omar Fernández, y el colombiano venció al portero con un remate al sector izquierdo.

La franja creció en la recta final; supo evitar la reacción de su invitado y de paso sentenció el resultado a los 79 minutos. Christian Tabó orquestó un contragolpe, habilitó a Pablo González y el canterano amagó en dos ocasiones antes de definir a contrapié del cancerbero. Ese golazo puso el 3–0 de los Camoteros.

Parecía que así terminaba el compromiso, pero los de Coapa tuvieron un destello de luz en el último suspiro. Era el minuto 90; Renato Ibarra se llevó a tres adversarios, ingresó a zona de peligro y definió por debajo de las piernas de Nicolás Vikonis.