Hasta enero llega a Puebla recurso para intervenir templos y edificios históricos dañados por el sismo: Unesco

La representante de la Unesco en México, Nuria Sanz Gallego, confirmó que el recurso federal no ha llegado a Puebla para la intervención de tempos y edificios históricos dañados en su estructura por el terremoto del 19 de septiembre, los cuales comenzarían a rehabilitarse hasta el año entrante.

Este lunes el alcalde de Puebla, Luis Banck Serrato, y Nuria Sanz encabezaron una ceremonia en el zócalo, conmemorativa a los 30 años que la ciudad fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Posterior al acto cívico, la antropóloga precisó que será en los primeros días de enero cuando se inicie con la intervención de la Casa de Alfeñique en la ciudad de Puebla, uno de los edificios más afectados por el sismo.


Además, Sanz Gallego adelantó que la Unesco terminó el proyecto ejecutivo con la finalidad de “levantar” el monasterio de Tochimilco.

En su visita a Puebla, evitó dar cifras de la inversión federal para el estado, pero enfatizó que los trabajos y el esfuerzo se concentrarán precisamente en el Alfeñique y Tochimilco.

Asimismo, informó que hace 10 días la Unesco envió una misión de expertos en archivos para la inspección a conciencia del acervo que resguarda la Biblioteca Palafoxiana.

Esto a fin de revisar si hubo daños causados en el patrimonio por el sismo de hace tres meses con epicentro en Puebla.

La directora de la Unesco en México dijo que los trabajos durarán en promedio de dos a tres meses para responder a 13 puntos de seguridad.

Los trabajos –precisó– consisten en la realización de un andamiaje sistemático para evitar colapsos, además de efectuar una catalogación de escombros que puedan reutilizarse en la intervención de los edificios.

La también historiadora aclaró que tanto especialistas nacionales como internacionales trabajarán en la elaboración de un proyecto para intervenir y no reconstruir los edificios históricos en el estado, debido a que la finalidad es recobrar su esencia más no cambiarlos.

A 30 años de la declaratoria de Puebla como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, reconoció a las autoridades capitalinos por estar conscientes que la localidad debe probar los postulados de la cooperación internacional referente a temas como paisajes urbanos e históricos.

Expuso que las ciudades patrimonio están siendo afectadas por la globalización y la creciente urbanización, situación –consideró– deben ser resueltas no solo por los gobiernos sino en conjunto con la ciudadanía.

Más tarde, en las instalaciones de la Biblioteca Palafoxiana, se reunieron expertos de diferentes temas, como historiadores, arquitectos, urbanistas y representantes del organismo internacional, donde compartieron ideas y opiniones sobre la capital poblana, rumbo a los 500 años de su fundación.

Esto como parte del Conversatorio Unesco, “Puebla y su Cultura: Lecciones de largo tiempo de una gran ciudad”.

En su intervención, Banck Serrato, señaló que se trabaja para seguir construyendo una ciudad de caminos cortos, en el que las personas lleguen rápido a un trabajo que les guste, los niños y niñas vivan cerca de su escuela y todos desarrollen su vida sin trasladarse grandes distancias.

Asimismo, indicó que transformar la educación y la movilidad es uno de los ejes principales de su gobierno.