EL ENEMIGO DE LOS TRABAJADORES

Ayer se conmemoró el Día del Trabajo, pero un rasgo distintivo respecto a los años anteriores, fue que no solo hubo demandas de reivindicación para la clase laboral, sino la coincidencia de sindicatos, organizaciones sociales y ciudadanos que participaron en las movilizaciones en señalar al ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, como el principal artífice de los despidos el año pasado.

La acusación de los manifestantes de este martes tiene sustento: se calcula que a lo largo de su mandato, Moreno Valle rescindió a entre 13 mil y 15 mil trabajadores que se desempeñaban en el servicio público.

Habrá que medir el impacto económico que ese despido masivo tuvo en la economía poblana, pero lo cierto es que buena parte de esos laboristas residían en la capital y su zona conurbada, la cual es hoy una de las más pobres del país.


No solo eso: el ahora candidato plurinominal al Senado de la República de la coalición por Puebla al Frente, intervino directamente y combatió el sindicalismo en algunos casos hasta exterminar a las organizaciones gremiales. Ahí están, por mencionar solo dos ejemplos, el caso de las enfermeras del Hospital para el Niño Poblano o el Sindicato de Trabajadores del Colegio de Bachilleres.

Moreno Valle tomó represalias y hasta persiguió a los líderes que se le opusieron, como fue el caso de los dirigentes opositores en el ISSTEP, a quienes corrió, y el dirigente del Sindicato del Ayuntamiento de Puebla, Israel Pacheco Velázquez, quien es actualmente preso político.