En un hecho sin precedentes, niña lleva como primer apellido el de su madre

La persistencia de Jessica Reinah Serrano logró imponerse sobre las reticencias del Juzgado Quinto de lo Civil, que ayer le entregó por fin el acta de nacimiento definitiva de su hija Amelie Reinah, la cual registra como primer apellido el de su progenitora, quien así logró un hecho histórico en el país.

“La justicia federal me otorgó el poder de registrar a mi hija con el apellido materno, es una bella sentencia de amparo que manifiesta que no sólo en tratados internacionales, en la Constitución y en formas escritas se debe hablar de igualdad, sino en lo cotidiano, en acto”, declaró la también abogada.

Serrano explicó que inició el juicio debido a que su hija tenía dos actas de nacimiento: la que tramitó ella como madre soltera y una segunda expedida de manera posterior por el Registro Civil con el reconocimiento de paternidad hecho por su ex pareja sin aviso previo.


“En algún momento esta persona (su ex pareja) me escribió que para mi mala suerte en México primero está el hombre y después la mujer y pues ya vimos que no”, indicó.

Serrano, quien también es empresaria, tramitó un juicio de garantías, radicado en el expediente 1977/2015.

El amparo a su favor lo otorgó el Juzgado Quinto de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo el 16 de junio anterior, con base al derecho humano a la igualdad, a la no discriminación y a gozar de un nombre propio.

Jessica Reinah Serrano es la primera mujer del país que gana un amparo para que su hija lleve como primer apellido el suyo, pero en dos ocasiones se le impedió el cumplimiento de la sentencia por la ausencia del padre, en medio de malos tratos propinados por el Juzgado Quinto del Registro Civil en Puebla.

El calvario inició el 23 de junio pasado, cuando la jueza del registro civil Edith Dumit Suárez solicitó a la fuerza pública retirar a Serrano de las oficinas estatales, debido a que la ciudadana pidió ignorar la ausencia del padre y exigió el acatamiento del mandato federal.

El pasado 30 de junio, la juez recurrió de nueva cuenta a los uniformados, ahora para custodiar el acceso al inmueble público durante la visita de la afectada