En su V informe, Moreno Valle fue omiso de los temas más polémicos de su gobierno

Con la promesa de reunirse este martes con su titular Diódoro Carrasco Altamirano, la SGG desarticuló dos manifestaciones programadas durante el quinto informe de actividades de Rafael Moreno Valle ■ Foto José Castañares

Durante su quinto informe de gobierno, Rafael Moreno Valle Rosas omitió muchos de los aspectos por los que ha sido criticada su administración, como el endeudamiento por más de 61 mil millones de pesos, en tan solo nueve obras financiadas a través del esquema de Proyecto para la Prestación de Servicios (PPS).

Durante el acto que tuvo lugar en las instalaciones del Museo Internacional Barroco, el mandatario estatal tampoco abordó el tema de los presos políticos ni dio respuesta a las críticas por el sometimiento que ha ejecutado a los poderes Legislativo y judicial.

Sobre la deuda, Moreno Valle aseguró que todas las obras en estos cinco años de su administración “han sido realizadas sin pedir ni un solo peso prestado”, y que actualmente los pasivos de la entidad son de 8 mil 641 millones de pesos, heredados del gobierno del panista, Mario Marín Torres.


En su mensaje político, hizo aseveraciones que en las redes sociales y algunos medios periodísticos fueron tomadas como alusiones directas a Andrés Manuel López Obrador, el líder del Partido Movimiento de Regeneración Nacional:

“En el México de hoy abundan las descalificaciones y escasean las propuestas. Sin embargo, la historia nos enseña que cuando la indignación pública se convierte en plataforma política, los resultados son catastróficos, por lo que mi actuar ha sido siempre congruente con mis convicciones. Creo en la vigencia plena del Estado de Derecho, que el ciudadano debe ser el eje alrededor del cual se diseñen e implementen las políticas públicas y que la acción gubernamental debe ser el detonador de la inversión privada para que haya más y mejores empleos. Asimismo, creo en la familia como el núcleo básico de la sociedad, que la educación es el instrumento que permitirá a Puebla y al país desarrollarse conforme a su potencial, que la historia, tradición y cultura, deben ser los elementos centrales de nuestra identidad, y que en una sociedad moderna la pobreza extrema debe combatirse hasta desaparecer”, aseveró.

Luego habló de las acciones realizadas en 2015 y también resaltó lo logrado en un lustro de su gestión:

“Uno de los principales retos que enfrentábamos eran las 488 mil personas, mayores de 15 años, que no sabían leer ni escribir. Ante esa dolorosa realidad, en coordinación con la UNAM y la UAP, implementamos un ambicioso programa que nos permitió, según SEP federal, alfabetizar a 133 mil personas, disminuyendo el índice en 28 por ciento. En materia de salud, pasamos del lugar 29 en afiliación al Seguro Popular, al inicio de mi gestión, a lograr la cobertura universal.

“Asimismo, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la carencia por acceso a servicios de salud pasó de 40 por ciento en 2010 a 21 por ciento en 2014, convirtiendo a Puebla en el estado que más avanzó a nivel nacional.

“Por otra parte, datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), indicaban que éramos una de las cuatro entidades con menos reservas ecológicas y áreas naturales protegidas del país. En los últimos cinco años, la superficie bajo protección estatal pasó de 2 mil 443 a 74 mil 42 hectáreas.

“Adicionalmente, en el año 2010 el IMCO consideró que la solvencia financiera del sistema pensionario se había agotado, ya que el Fideicomiso de Pensiones del estado solamente contaba con 70 millones de pesos disponibles.

“Al cierre de 2015, gracias a la reforma aprobada por el Congreso, tenía mil 613 millones de pesos disponibles y será solvente hasta 2021, conforme al más reciente estudio actuarial independiente.

“Desde el primer día de mi administración hemos trabajado intensamente con la ciudadanía para alcanzar mejores condiciones de vida y mayores oportunidades de desarrollo. Como gobierno nos comprometimos a garantizar el acceso a la salud para todos los ciudadanos. En este sentido, hemos destinado 9 mil millones de pesos para dignificar y equipar 50 hospitales y 549 centros de salud. En otras palabras, construimos un hospital nuevo o completamente rehabilitado cada 36 días y un centro de salud cada cuatro. En pesos constantes (sic), lo invertido durante mi administración en este rubro es 86 por ciento más que lo realizado en los 30 años anteriores.

“En 2015 destacan la construcción del Hospital de Traumatología y Ortopedia en la ciudad de Puebla, que representó una inversión de 720 millones de pesos; el Complejo Médico en Atlixco al que se destinaron 278 millones; así como los hospitales integrales de Xicotepec y Guadalupe Victoria”.