Empresas extranjeras ponen en riesgo recursos naturales en Puebla: Fundación Produce

La disponibilidad de recursos naturales en Puebla, como el agua, están en riesgo por la operación de empresas de Asia, Canadá y Estados Unidos, que se han instalado en la entidad para producir alimentos y exportarlos a su país de origen, sin ninguna supervisión de las autoridades.

Mauricio Mora Pérez, presidente de la Fundación Produce, comentó a la Jornada de Oriente, que las unidades económicas extranjeras se han instalado en la zona de Acatzingo, Quecholac y Los Reyes de Juárez, para cultivar principalmente hortalizas, verduras y frutas, como jitomate o papaya maradol.

De esta forma, garantizan alimentos para la población de las naciones de las que proceden, durante los prolongados inviernos que registran.


La operación de las empresas no es vigilada ni controlada por las autoridades, dijo el presidente, por lo que genera preocupación no saber qué tipo de componentes están utilizando para los cultivos y el riesgo de contaminación de los suelos.

Otro problema es que al llevarse la totalidad de su producción fuera del país, se pone en riesgo la seguridad alimentaria en México.

“La verdad le están ganando al gobierno porque ellos traen la inversión, capital, traen la tecnología, montan su propia infraestructura; pero se están llevando nuestros alimentos, se están llevando el agua y la tierra con la que se produce. Muchas de estas empresas también rentan tierras, ellos saben qué usan y podemos correr el peligro de que se contaminen y se agoten más los suelos cuando rentan la tierra para una empresa que va a exportar”.

 

Mora Pérez comentó que en Puebla hay más de 105 productos del campo poblano que les interesan a los países que necesitan garantizar la disponibilidad de alimentos para sus habitantes en temporadas como las de frío, por lo que no es raro que durante esa época arribe gente de países como Canadá para buscar alimentos que puedan llevarse.

Otra situación que se registra es que los productores locales prefieren firmar convenios de agricultura por contrato con organizaciones extranjeras, ya que les es más redituable, pero al mismo tiempo se pone en riesgo el consumo interno, dando pie en algún momento al desabasto.

“Los estamos exportando porque obviamente el precio de la exportación es mucho mayor”, expuso.