Emigrados de la crisis*

Entre los muchos méritos que el libro hoy comentado tiene, destaca el análisis estructural e histórico del proceso de acumulación capitalista globalizado y las particularidades de las estrategias y políticas públicas concomitantes. Los autores destacan tres grandes momentos de los flujos migratorios hacia Estados Unidos: el de los años 80, de estagflación de la economía mexicana; el de los años 90, de cambio estructural, apertura comercial, flexibilización y precariedad laboral, y el del primer decenio del siglo, de lento y errático crecimiento económico en ambas economías.

Contrariamente al registro del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre emigrados hacia Estados Unidos que registra un incremento de 251 por ciento para la entidad poblana entre los quinquenios 2005–2009 y 1995–1999 (214 por ciento para la República Mexicana), los autores (María Eugenia DÁubeterre, Leticia Rivemar, Christian Pacheco, Jesús Antonio Morfín, Leigh Binford, Nancy Churchill   y Alison Elizabeth Lee), documentan un descenso en la intensidad del flujo migratorio entre los años 2005–2010 y 1996–2001 para las cuatro localidades de estudio (Huaquechula, Zapotitlán, Pahuatlán y Santo Tomás Chautla). Con base en el trabajo etnográfico realizado entre 2010 y 2011, registran una caída de la emigración de 47 por ciento para los periodos indicados. El auge de la emigración la ubican en el trienio 1999–2001, cuando la economía estadounidense creció a una tasa media anual de 4.5 por ciento, en cambio, entre 2008 y 2010 la economía de Estados Unidos creció a sólo 1 por ciento (–1 por ciento la de México), lo que disminuyó el flujo laboral de mexicanos con ese destino y aumentó la tasa de retorno de manera diferenciada, siendo más vulnerables los emigrantes ocupados en la construcción y menos los de servicio.

Pero no sólo relacionan la emigración con procesos de acumulación en ambos países, sino que ponderan políticas migratorias, xenofóbicas y racistas; la creciente vulnerabilidad jurídica y laboral de los emigrados en aquel país; la inseguridad asociada al tránsito y cruce de fronteras; las estrategias de resistencias, el capital social acumulado así como las múltiples crisis particulares que afectan las condiciones de reproducción social de los emigrados en sus localidades de origen, lo que hace del texto lectura obligatoria. Además, los autores especifican los cambios sociodemográficos de los emigrados relacionándolos a la división social del trabajo y a procesos de exclusión, precariedad y sobreexplotación.


Las regiones socioeconómicas de la entidad poblana tradicionalmente expulsoras de fuerza de trabajo han disminuido su participación relativa en los flujos de emigrados: Atlixco y Mixteca contribuyeron con 50 por ciento del total de emigrados en el quinquenio 1995–2009 y bajaron a 29 por ciento 10 años después; en cambio, las regiones socioeconómicas de Sierra Norte, Tehuacán y Serdán aumentaron su participación en 8, 7 y 6 por ciento respectivamente. Situación similar describen los autores para las cuatro localidades de estudio, siendo el caso más dramático la de Pahuatlán, en que la emigración se redujo 75 por ciento en el último trienio analizado.

Los textos incluidos en el libro abren varias líneas de estudio; los flujos están concluidos o solamente contenidos, de ser lo último, que los detiene. Lo retornados de los tres últimos años fueron los más vulnerables (cultural, social, jurídicamente, laboral, civil, migratorio) y/o son quienes tenían mayores posibilidades de reinserción en sus localidades de origen;  los migrantes activos son los que tiene mayor seguridad laboral o mejores expectativas de inserción ascendente en Estados Unidos y/o son los de menores probabilidades de reinserción en la sociedad de origen. La ubicación espacial de la familia nuclear es condicionante del retorno o de la permanencia. El libro coordinado de María Eugenia D’Aubeterre y Letricia Rivemar, es un texto obligado no sólo para los especialistas en el tema, sino para todos mortal que no sea indiferente a la degradación de la calidad de vida humana

*Comentario al libro ¿Todos vuelven? Migración acelerada, crisis de la economía estadounidense y retorno en cuatro localidades del estado de Puebla, México, coordinado por María Eugenia DÁubeterre, Leticia Rivemar, 2014, Puebla, UAP.




Ver Botones
Ocultar Botones