Electorera, la entrega parcial de tarjetas a damnificados por el sismo en Puebla: COE

Es un asunto meramente electoral, la entrega parcial de tarjetas con recursos federales por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), para la reconstrucción viviendas de los damnificados por el terremoto del 19 de Septiembre, acusó el vicepresidente del Consejo Nacional de Organismo Empresariales (COE) en Puebla, César Bonilla Yunes.

En rueda de prensa, informó este miércoles que la autoridad de manera astuta entregará en el transcurso del 2018, año electoral, el resto de la ayuda económica a las familias afectadas.

Lo anterior, cuando se sabe que el promotor de la ayuda, el subsecretario Juan Carlos Lastiri Quirós, es aspirante a la gubernatura de Puebla por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).


A la par, dijo que las aseguradoras del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de Vivienda del ISSSTE (Fovissste) iniciaron también la entrega de capital a los damnificados.

Bonilla Yunes expuso que los diferentes niveles de gobierno proyectaron estrategias de apoyo para los afectados por los dos sismos que sacudieron a nueve estados de la República Mexicana, mientras el Infonavit estableció un plan de diez puntos  para cubrir las necesidades de los afectados, durante seis meses a partir de los siniestros.

Refirió que esto genera importantes expectativas de crecimiento en materia de adquisición de vivienda para el primer trimestre del 2018.

En el caso de Puebla, explicó que el seguro al que podrán acceder para la reconstrucción de viviendas afectadas por el sismo va de los 15 mil a los 50 mil pesos, dependiendo del monto del crédito y el tipo de casa.

Por lo tanto, estimó que el crecimiento que se tiene proyectado para el próximo año será del 6 por ciento.

César Bonilla dijo que se rebasará la cifra del 4 por ciento de crecimiento, que especialistas dieron como expectativa en el sentido de una probable recuperación del sector construcción tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

Sin embargo, advirtió que los constructores poblanos de nueva cuenta corren el riesgo, como ocurrió en el sexenio del panista Rafael Moreno Valle, de quedar relegados en el proceso de reconstrucción de las viviendas afectadas de los 112 municipios declarados en contingencia por la Federación.

Por lo que hizo un llamado a que las autoridades de los diferentes niveles de gobierno sean sensibles y proporcionen “piso parejo” en los procesos de licitación y concursos a los gremios de la construcción locales.

Lo anterior, dijo, tomando en cuenta a los empresarios de cada una de las localidades que son los que tienen mayor conocimiento de las regiones, tipo de materiales que se requieren para las condiciones propias del suelo.

“Veíamos el proceso de reconstrucción como un aliciente, una probable posibilidad de recuperación, no al cien por ciento pero al menos empezar a recuperar parte de lo que hemos perdido”, comentó.

No obstante, el líder empresarial admitió al final que “hasta ahora tenemos malas noticias, aunque confiamos en que el panorama pueda mejorar durante el primer trimestre del 2018”.