Elba Esther Gordillo quiere revancha contra RMV; por eso mandó a su grupo a apoyar a Barbosa

La presencia en Puebla –este sábado– de los líderes del grupo político de la maestra Elba Esther Gordillo Morales y de las llamadas Redes Sociales Progresistas, en un acto de apoyo a Luis Miguel Barbosa Huerta, el candidato de Morena a la gubernatura,  provocó enojo y miedo en el círculo cercano a Rafael Moreno Valle Rosas, pues dicen los enterados que dichos dirigentes magisteriales mandaron entre líneas un mensaje dirigido al ex gobernador: la otrora presidente del SNTE busca cobrarse el agravio de que la abandonó cuando el 26 de febrero de 2013 se convirtió en una presa política del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Fuentes consultadas entre integrantes de las cúpulas de las secciones 23 y 51 del SNTE, indica que hubo esfuerzos, o mejor dicho amenazas, hacia los dirigentes locales del sindicato de que se hiciera el máximo esfuerzo para evitar que grupos de maestros y líderes políticos del magisterio acudieran al mitin de apoyo a Luis Miguel Barbosa Huerta, siempre bajo la posibilidad de que los docentes que no hagan caso pudieran sufrir reprimendas como son cambios de adscripción de centros de trabajo o el retraso eterno en todo tipo de trámites oficiales.

Hace un par de días, Barbosa recibió el espaldarazo de un sector de líderes del magisterio que tienen como principal característica que fueron ellos quienes en 2010, bajo la tutela directa de Elba Esther Gordillo Morales, eran el brazo derecho para que Rafael Moreno Valle Rosas ganara la gubernatura de Puebla.


Ese grupo –que hizo presencia en el acto de apoyo a Barbosa– lo encabezaron: Fernando González, el yerno de Elba Esther Gordillo, quien en 2010 era subsecretario de Educación Básica de la SEP federal y ahora dirige las Redes Sociales Progresistas, la cual es una organización que agrupa a maestros para luchar en contra de la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto.

También estuvo Rafael Ochoa Guzmán, quien fue secretario general del SNTE, fue diputado federal por el PRI y senador por el Panal, y ahora es candidato al Senado por la coalición Juntos Haremos Historia y es el principal operador político de Elba Esther Gordillo.

A la par estuvo presente Eric Lara Martínez, actual miembro de la cúpula nacional del SNTE y ex secretario general del SNTE 23, quien en 2010 manejó las redes magisteriales de apoyo a Moreno Valle y convenció a una larga lista de candidato a ediles del PT, todos ellos maestros, que al final de la campaña aportaran votos para el entonces candidato opositor al gobierno del priista Mario Marín Torres.

Las fuentes consultadas por este tecleador dicen que hubo un mensaje velado de estos líderes magisteriales, dividido en dos partes:

Primero: aunque este grupo elbista, en el que no participa Eric Lara, está recorriendo el país organizando a los maestros para que voten a favor de Andrés Manuel López Obrador y se eche abajo la reforma educativa, pudieron evitar hacer acto de presencia en Puebla, para de esa manera lanzar un mensaje de que no hay alejamiento, o mejor dicho un conflicto, entre Rafael Moreno Valle Rosas y Elba Esther Gordillo Morales.

Sin embargo, el que hicieran una parada en Puebla y en el fin de semana previo al Día del Maestro, tiene el significado de que Elba Esther Gordillo no solamente quiere que López Obrador gane en Puebla, sino también aspira a que sea derrotada Martha Erika Alonso Hidalgo, la candidata del PAN a la gubernatura y esposa de Rafael Moreno Valle Rosas.

El mensaje es claro: los que en 2010 ayudaron a ganar al morenovallismo, desde el magisterio, ahora quieren derrotarlo mediante un posible triunfo de Luis Miguel Barbosa Huerta.

Segundo: los líderes nacionales del SNTE que estuvieron el sábado en Puebla, hablaron en privado de impulsar redes de promoción del voto a favor de Morena y una estructura que cuide casillas el día de la elección, bajo la idea de que con ese trabajo se puedan generar entre 150 mil y 200 mil sufragios a favor de López Obrador y Barbosa Huerta.

Hace ocho años, la promoción del voto a favor de Moreno Valle desde el magisterio le habría aportado unos 130 mil sufragios al entonces aspirante del PAN.

¿Por qué habría un alejamiento entre Elba Esther Gordillo y Rafael Moreno Valle Rosas, luego de que la primera fue mentora política del segundo?

Dicen los enterados que Elba Esther Gordillo en los primeros días de 2013 tuvo un fuerte altercado de Aurelio Nuño, el creador de la reforma educativa y que años más tarde sería titular de la SEP, lo cual derivó que semanas más tarde fuera detenida como parte de una revancha del presidente Enrique Peña Nieto, ya que la dirigente magisterial no quiso apoyar el proyecto de cambiar las condiciones laborales de los docentes del país.

En el cálculo inicial del gobierno federal, se creyó que el entonces mandatario de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas –quien había prometido en su campaña que gobernaría de la mano de Elba Esther Gordillo–, encabezaría la resistencia por el encarcelamiento de la maestra. Ocurrió lo contrario.

Moreno Valle se olvidó de Elba Esther Gordillo luego de que pisó la cárcel. Se alejó de su mentora política.

En las semanas siguientes a la privación de la libertad de la presidente del SNTE, dicen que el mandatario poblano buscó mandar –por varias vías– mensajes al gobierno federal diciendo que no le debía nada a la maestra.

Ahora se respiran aires de revancha desde el magisterio poblano.