El segundo Encuentro de Cocina Conventual será dedicado al huevo, informó Reyes

El Museo de Santa Mónica posee por lo menos 14 libros de distintos autores en lo que se habla sobre la vida monacal y en particular develan la importancia de la cocina conventual ■ Foto Abraham Paredes
El Museo de Santa Mónica posee por lo menos 14 libros de distintos autores en lo que se habla sobre la vida monacal y en particular develan la importancia de la cocina conventual ■ Foto Abraham Paredes

Claudia Reyes, directora del Museo de Arte Religioso ex convento de Santa Mónica, informó que sí se hará la segunda edición del Encuentro de Cocina Conventual pero que tendrá dos variantes: no se hará en agosto y no será dedicado al chile en nogada, platillo representativo de la cocina de dicho espacio conventual.

Durante una entrevista mencionó que se hará en el mes de septiembre y que podría estar dedicado al huevo, un producto básico en la cocina novohispana, ya que forma parte de platillos tradicionales y de los postres, otro elemento clave de la gastronomía, en particular de la poblana.

Recordó que este proyecto se gestó hace un año como resultado de la inquietud de las instituciones dedicadas a la preservación, difusión e investigación del patrimonio cultural y, sobre todo, del intangible.


El propósito del encuentro fue rescatar, conservar y difundir el patrimonio gastronómico conventual mediante actividades diversas –como conferencias, degustaciones y recorridos– que brindaron un mayor conocimiento de las manifestaciones culinarias de los conventos.

En aquella primera edición realizada en agosto participaron la Unidad Regional de Culturas Populares e Indígenas de Puebla, el Instituto Municipal de Arte y Cultura y la Oficina de turismo de la capital y la licenciatura en Turismo y Gastronomía de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP); de los primeros se espera que se sumen a la segunda edición.

Claudia Reyes indicó que para este año se continuará el trabajo con la licenciatura en Turismo y Gastronomía de la UAP y su director Ángel Perea, con quien está en reuniones para acrecentar el número de universidades participantes para que esta vez se sumen unas 10, dos más que el año anterior.

“Los chicos muestran interés y entusiasmo por participar, ya que saben que nosotros podemos colaborar más allá de lo que pasa en sus aulas, ampliando su investigación con bibliografía única del tema”, señaló Claudia Reyes.

Ello, ahondó, porque el Museo de Santa Mónica posee por lo menos 14 libros de distintos autores en lo que se habla sobre la vida monacal y en particular develan la importancia de la cocina conventual.

Uno de los pendientes de la pasada edición es que se editaría un libro con las memorias del encuentro, en especial de las conferencias ofrecidas por cronistas y especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, de la UAP y del Conservatorio de la Cultura Gastronómica de México, como Nuria Salazar, Gloria López Morales, Rosalva Loreto, Cecilia Cabrera Morales y Eduardo Merlo Juárez.

Al respecto, la titular del recinto señaló sí se hará la publicación, ya que “desde un principio sabíamos que no se trataría de editar un simple recetario de platillos, sino que era necesario aportar en el conocimiento y en la difusión de las investigaciones”.

Aún sin fecha precisa, señaló que las memorias podrían ser publicadas en el segundo encuentro que se hará en septiembre próximo.

Para este año, agregó Claudia Reyes, el segundo Encuentro de la Cocina Conventual seguirá la misma tónica: conferencias con expertos –con entrega de constancias con valor curricular–, recorridos guiados y actividades lúdicas, para abordar diferentes temas relacionados a la cocina conventual y al huevo en particular, y las llamadas “degustaciones intrauniversitarias”.

Estas últimas son protagonizadas por los estudiantes de gastronomía quienes preparan platillos referentes al tema, mismos que son ofrecidos en los patios claustrales del Museo Santa Mónica, preparando un menú de tres tiempos cada uno sustentado en investigaciones del contexto conventual y acompañadas por música ofrecida por grupos locales.