El río Atoyac, riesgo ecológico o atentado a la salud

La salud y el medio ambiente

La gravedad de los niveles de contaminación del río Atoyac y sus afluentes es tal que, las investigaciones y los artículos relacionados al tema no cesan de producirse, tanto los medios noticiosos como los expertos en la materia lo declaran constantemente como un “Riesgo Ecológico”. Inclusive, en 2006 el Tribunal Latinoamericano del Agua, debido a la grave contaminación del Atoyac y el riesgo que implica para la salud de los habitantes de la zona, emitió su veredicto final reconociendo la gravedad ambiental y social que representan las descargas industriales y drenajes municipales en esta región[1]. Para este tribunal fue evidente la negligencia de las instituciones locales, estatales y federales al no efectuar los controles debidos a los vertimientos industriales que, evidentemente, violaban la legislación mexicana. Sin embargo, las denuncias comunitarias, académicas, inclusive políticas, no encuentran eco en las estructuras gubernamentales responsables de atender el problema.

Riesgo ecológico
Riesgo ecológico

Las normas y reglamentos actuales, encargadas de la gestión del agua han demostrado su incapacidad para garantizar el mantenimiento y evitar el daño ecológico de las mismas o a su defecto, han demostrado ser caducas e inoperantes para los fines establecidos. En México, los delitos ecológicos relacionados al agua se sancionan con multas discrecionales o, en caso muy extremos, con pérdida de las concesiones otorgadas por el Estado para el uso del agua. En algunas ocasiones se sugieren la reparación del daño, sin embargo, hasta el momento no contamos con un caso donde las personas o las empresas responsables de la contaminación hayan remunerado a terceros.

La legislación, en materia de uso y tratamiento del agua se sustenta en el modelo de riesgo, el cual inhabilita y margina las instituciones públicas responsables de la salud. Por lo que, estas no se encuentran preparadas ni diseñadas para enfrentar casos de riesgo a la salud por contaminación ambiental. La orientación legislativa y su implementación privilegia la atención de las enfermedades sin atender las causas sociales que la generan. El divorcio entre la salud pública y la ambiental hacen que se desatiendan los procesos estructurales que generan la contaminación, además impiden que se promueva el derecho a la salud. El daño a terceros es encubierto en una posibilidad abstracta, no se tiene contemplado la prevención o la atención a las personas afectadas por los tóxicos descargados en el medioambiente.


Medioambiente y enfermedad
Medioambiente y enfermedad

El río Atoyac forma la cuenca alta del río Balsas (perteneciente a la Región Hidrológica No. 18 Balsas) -Tlaxcala y Puebla-, el cual se conforma principalmente por los ríos Atoyac y el Zahuapan. El Atoyac, como muchos del país, ha registrado un alto grado de deterioro debido a los asentamientos humanos e industriales. El tipo de fábricas en la zona es alimenticia, textil, química, petroquímica, automotriz, papelera, bebidas, hierro y acero, farmacéutica, curtido de pieles, metalmecánica, siderúrgica y servicios[2]. La resolución del Tribunal Latinoamericano del Agua, obligó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales a emitir la declaratoria sobre los ríos Atoyac y la declaratoria oficial de (DOF: 06/07/2011), señalando lo siguiente “Que las aguas de los ríos Atoyac y Xochiac o Hueyapan han sufrido alteración en su calidad con motivo de las descargas de aguas residuales provenientes de procesos industriales y asentamientos humanos, que vierten 146.3 toneladas al día de materia orgánica medida como demanda química de oxígeno, 62.8 toneladas al día de sólidos suspendidos totales, 14.7 toneladas al día de nutrientes, 0.14 toneladas al día de metales pesados y 0.09 toneladas al día de compuestos orgánicos tóxicos, entre otros, más contaminación microbiológica;”[3]. Esto significa que el río Atoyac durante su trayectoria, transporta aguas residuales sin tratamiento previo con sustancias para el tratamiento de textiles, cloroformo, cloruro de metileno (detergentes), metales pesados, sólidos suspendidos y coliformes (excremento), así como sustancias tóxicas, provocando altos grados de contaminación ambiental y degradación ecológica. Las principales fuentes de contaminación proceden de las descargas de origen doméstico y público que constituyen las aguas residuales de origen municipal, las descargas de aguas residuales de origen industrial y residuos sólidos.

I) Río Atoyac: La sección clasificada del río Atoyac inicia 1.40 kilómetros aguas arriba de la descarga municipal Santa Rita Tlahuapan, Estado de Puebla, antes de la confluencia con el río Atotonilco y finaliza en la desembocadura a la presa Manuel Ávila Camacho y tiene una longitud de 84.97 kilómetros y que se ubica dentro de las siguientes coordenadas:

b (inicio)19.36725 de latitud norte98.51569 de longitud oeste
a (desembocadura)18.90367 de latitud norte98.16803 de longitud oeste

II) Río Xochiac o Hueyapan: La sección clasificada del río Xochiac o Hueyapan tiene una longitud de 31.64 kilómetros y que se ubica dentro de las siguientes coordenadas:

b (inicio)19.165331 de latitud norte98.599244 de longitud oeste
a (confluencia)19.236242 de latitud norte98.360022 de longitud oeste

La cuenca del Alto Atoyac tiene una superficie aproximada de 4,011 km2, hasta la cortina de la presa Valsequillo. El área de la cuenca dentro del estado de Puebla encierra una extensión de 2,420 km2, comprendiendo en su totalidad 12[4] municipios y de manera parcial otros 10. En el estado de Tlaxcala su extensión es de 1,591 km2 cubriendo de manera total o parcial 47 municipios. En su totalidad, está conformada por 69 municipios. De manera directa e indirecta afecta la vida de más de 3 millones de habitantes.

Graves daños a la salud por contaminación del río Zahuapan-Atoyac
Graves daños a la salud por contaminación del río Zahuapan-Atoyac

La SEMARNAT[5] tiene, perfectamente bien, identificado 8 puntos donde; confluyen los ríos afluentes del Atoyac, se reciben las cargas residuales urbanas, descargan las industrias de la zona y se concentran grandes cantidades de contaminantes. De igual forma la Declaratoria de clasificación de los ríos Atoyac y Xochiac o Hueyapan y sus afluentes, identifican 6 zonas de gran confluencia de contaminantes. La contaminación del río Atoyac no es un problema de ignorancia o desconocimiento, sino de irresponsabilidad legislativa y colusión administrativa.

Las investigaciones más recientes señalan la zona de San Martín Texmelucan, Estado de Puebla, como un área crítica dada la confluencia de los ríos Atotonilco, Chiquito y Coatzala. Sobre los que descarga el colector industrial Quetzalcóatl[6], ubicado en San Baltazar Temaxcalac, (el cual lleva la descarga municipal de San Rafael Tlanalapan, dos descargas de industrias textileras, una de industria química y otras). Asimismo, recibe la descarga industrial del complejo petroquímico Independencia PEMEX Emisor 1 y la descarga de la planta de tratamiento de aguas municipales de Villalta. En esta zona del río Atoyac recibe como afluente el río Xochiac, el cual recibe a su vez la descarga industrial del complejo PEMEX Independencia Emisor II, así como del colector industrial El Carmen y las descargas municipales de Santa María Moyotzingo y Chiautzingo. El río Xopanac también es afluente del Atoyac y transporta las descargas municipales de Huejotzingo, Xalmimilulco y una descarga industrial. Además, recibe la descarga de una industria metalúrgica y la descarga municipal de Xoxtla. Podríamos decir que en esta zona el río Atoyac se encuentra con la “modernidad”.

Agua residual color añil del Corredor Industrial Quetzalcóatl, Atoyac, Puebla
Agua residual color añil del Corredor Industrial Quetzalcóatl, Atoyac, Puebla

En el otro extremo del Atoyac, antes de la Presa Manuel Ávila Camacho, se encuentra la presa derivadora Echeverría. En esta zona, el río Atoyac recibe como afluentes los arroyos Atenco y Rabanillo (que transporta descargas de industrias textiles y de hilados); parte del caudal del arroyo es conducida a una planta de tratamiento (San Francisco). También tiene como afluentes los ríos San Francisco y Zapatero, el cual recibe dos descargas industriales, y del cual se desvía una parte de su caudal a una planta de tratamiento (Atoyac Sur). Finalmente, recibe las descargas de dos plantas de tratamiento de aguas residuales: San Francisco y Atoyac Sur. En esta presa derivadora se concentra todo el contaminante acarreado por el Atoyac desde San Martí Texmelucan hasta Santa Clara de Ocoyucan, para luego derivarse al sistema de riego Atlixco-Izúcar de Matamoros y el resto a la presa de Valsequillo.

Presa de Valsequillo vista desde Los Cantiles al fondo el Volcan Popocatepetl, Valsequillo, Puebla
Presa de Valsequillo vista desde Los Cantiles al fondo el Volcan Popocatepetl, Valsequillo, Puebla

Los manantiales originados en la Malinche, situados en los contornos de los cerros de Loreto y Guadalupe, posibilitaron que el río San Francisco y sus afluentes permanecieran fluyendo constantemente aún en periodos de estiaje. Las aguas provenientes de la Malinche nutrían preponderantemente las riberas de este río, aportando un porcentaje importante del caudal base, pues, sus aguas escurrían naturalmente hacia su cauce. La investigadora Rosalba Loreto López, citando los Archivos Históricas del Agua refiere que: “Se consideraba que el río de San Francisco/Atoyac nacía propiamente de las estribaciones de la montaña llamada Malintzi en el estado de Tlaxcala y se formaba por las barrancas de Actipac, Xaltona, Santuario, San Aparicio y Huayatla o Guadalupe. Que pasan respectivamente por los pueblos de Resurrección y San Francisco y por los ranchos de los Leones, Guadalupe, La Piedad y La Trinidad. Desde éste último punto toma ya propiamente el nombre de río de San Francisco cerca del rancho de la Trinidad donde (…) aflora dentro del cauce un pequeño manantial a partir del cual principia a llevar aguas permanentes”[7].

Río San Francisco, Puente de Ovando
Río San Francisco, Puente de Ovando

A partir de la presencia de manantiales con características diferenciadas, producto y manifestación de la convergencia de diferentes sistemas de flujo de agua subterránea en este territorio-microcuenca, se distinguen en general dos zonas de descarga con rasgos particulares asociados principalmente con su posición topográfica, rasgos geológicos superficiales y composición geoquímica del agua. La primera es la zona de manantiales de agua dulce, localizada al final del piedemonte suroeste de la Malinche, sobre el eje en donde se ubican los cerros de Loreto, Guadalupe y Amalucan; la segunda es la de manantiales de agua termal o sulfurosa que se ubica al poniente de la ciudad, extendiéndose aproximadamente entre los ríos Atoyac y San Francisco, en la porción de la planicie poblana en la que aflora travertino (Qtr)[8]. El río Atoyac y el San Francisco, en su recorrido de cuatro kilómetros, pueden representar cartográficamente una gran pinza abierta[9] que abrazaba el territorio en el que quedó comprendido el ecosistema de “la extensa llanura de Cuetlaxcoapan” colonizado por los españoles para la fundación de lo que fue la Puebla de los Ángeles, hoy Puebla de Zaragoza.

El río San Francisco desemboca en el río Atoyac, con una distancia lineal entre este punto,19°01’25.4″N 98°13’39.1″W, y la presa derivadora de Echeverría de 8,28 km (5,14 millas). Al atravesar la ciudad de Puebla, el río San Francisco recoge toneladas de basura y contaminantes, los cuales se descargan en el Atoyac y se acumulan en la presa derivadora Echeverría. El río Zapatero nace en las inmediaciones de la Universidad de las Américas, al sureste de esta universidad, 19°03’23.6″N 98°16’49.5″W,, recorre el Oriente a partir del poblado de Concepción la Cruz hasta unirse al Atoyac, sirve de límite con el municipio de Puebla. La distancia lineal entre el ojo de agua del río Zapatero y su desembocadura en el río Atoyac es de aproximadamente 6 km (3.72 km 4.33 millas), su desembocadura se encuentra en las inmediaciones del fraccionamiento la Vista, a unos metros del boulevard Municipio Libre (Avenida de las Torres). La distancia lineal entre la desembocadura del río Zapatero y la presa derivadora Echeverría es de aproximadamente 8,72 km (5,42 millas). Por lo que, en menos de 10 Km, esta presa reúne toneladas de contaminantes.

Panorámica del balneario Agua Azul y Río Atoyac a mediados del siglo pasado, zonas aledañas aún sin poblar
Panorámica del balneario Agua Azul y Río Atoyac a mediados del siglo pasado, zonas aledañas aún sin poblar

La presa derivadora, llamada actualmente Presa Derivadora Echeverría, se construyó hacia finales de la década de 1880, con la finalidad de conducir por el margen derecho el trasvase de 4 m cúbicos por segundo por canal y túnel hacia las plantas hidroeléctricas Portezuelo I y Portezuelo II, donde después de generar electricidad, se vierten al río Nexapa. El sistema del riego Nexapa inicia en la presa derivadora, se conduce el agua por un canal de 6, 398 metros de longitud y un túnel de 4, 724 metros de longitud para verter el agua en el río Nexapa.

Esta presa derivadora se localiza en Santa Clara de Ocoyucan, Puebla, 18°57’57.7″N 98°16’38.2″W,. La derivación tiene como fin el de desviar aproximadamente el 25 por ciento del caudal del Atoyac para la generación de electricidad y a su vez utilizarse como parte del sistema de riego Atlixco-Izúcar de Matamoros. Las aguas, en épocas de estiaje se desvían a través de un túnel que atraviesa la cordillera del Tenzon y llegan a la cuenca del río Nexapa; en temporada de lluvias alimentan, además, la Presa Manuel Ávila Camacho, Valsequillo, donde también se toma el líquido para regar cultivos en la región de Tecamachalco.

Las centrales hidroeléctricas localizadas en San Juan Portezuelo, Atlixco, son un monumento histórico. Portezuelo I entró en operación en enero de 1901con una capacidad de 2 MW y Portezuelo II en enero de 1908 con una capacidad de 1 MW. Esta central (Portezuelo I) fue la segunda planta eléctrica y la primera hidroeléctrica en el estado de Puebla. Actualmente, la central hidroeléctrica Portezuelo I es de 3.94 mega vatios (MW) y Portezuelo II de 1.81 (MW). Desde mediados del 2000 se realizaron trabajos de mantenimiento y adecuaciones, ejecutando un revestimiento de concreto armado al túnel en cuatro kilómetros, para evitar derrumbes y procurar que el agua que alimenta a los generadores sea constante; se procura evitar que se sangre el caudal de agua que circula por el túnel, por parte de los campesinos de los pueblos aledaños, ya estos extraen el agua con bombas y no permite mantener constante la cantidad de agua necesaria que llega a la central para generar la energía eléctrica .

De acuerdo al Estudio de Clasificación del río Atoyac, Comisión Nacional del Agua (2012),  se estima que el gasto medio diario de aguas residuales aportado al río Atoyac antes de su ingreso al vaso de la Presa Manuel Ávila Camacho es de aproximadamente 4,830 litros por segundo, de los cuales el 70% corresponde a aguas residuales municipales y el 30 % a aguas residuales industriales, generando altos grados de contaminación, provocando olores desagradables y coloración en el agua, que indican un gran contenido de materia orgánica e inorgánica; nutrientes como fósforo y nitrógeno, así como sedimentos y contaminantes químicos de origen industrial. Con base en el estudio mencionado anteriormente, se estima que el río Atoyac aporta al vaso de la presa Valsequillo 69 ton/día de contaminantes, dentro de estos, 8 ton/día corresponden a su tributario río Zahuapan y 21.5 ton/día al río San Francisco; además de las 28 ton/día aportadas por el río Alseseca y sus afluentes.

Es un error clasificar al río Atoyac es un “Riesgo Ecológico”, es, verdaderamente, un “Atentado a la Salud” a los residentes directos en la zona, y de los consumidores de los productos irrigados con sus aguas. Las enfermedades ocasionadas por los contaminantes concentrados en estas aguas incluyen: cáncer, enfermedades renales, deficiencia en el desarrollo del tubo neural, afectación de la medula ósea, infecciones gastrointestinales, entre otras. Es sorprendente la cerrazón e inacción de las autoridades competentes en la materia. Es una urgente fincar responsabilidades y subsanar el daño. Es una necesidad imperiosa el contar con una legislación clara y prohibitiva, donde se tipifique el delito, que defienda al ciudadano de estas atrocidades cometidas por el sector industrial. Se requiere abordar el problema de las aguas urbanas para impedir que de ellas emanen semejantes contaminantes.

La salud y el medio ambiente
La salud y el medio ambiente

 

[1] Tribunal Latinoamericano del  Aagua, Caso: Contaminación industrial en los ríos Atoyac y Xochiac. Estados de Tlaxcala y Puebla. República Mexicana, Veredictos de la Audiencia Pública Regional, México. Marzo 2006., mayo-2016

[2] 0IMTA et CONAGUA, Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y Comisión Nacional del Agua, Estudio de clasificación del río Atoyac, Puebla-Tlaxcala, Informe final

[3] DECLARATORIA de clasificación de los ríos Atoyac y Xochiac o Hueyapan, y sus afluentes. DOF: 06/07/2011, http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5199672&fecha=06/07/2011&print=true

[4] Los 12 municipios se ubican dentro de la cuenca en toda su extensión son: Chiautzingo, Coronato, Cuautlancingo, Domingo Arenas, Juan C. Bonilla, San Andrés Cholula, San Felipe Teotlalcingo, San Gregorio Atzompa, San Martín Texmelucan, San Matías Tlalancaleca, San Miguel Xoxtla y Tlaltenango; los restantes 10 municipios se encuentran en forma parcial dentro de la cuenca y son: Amozoc, Calpan, Huejotzingo, Ocoyucan, Puebla, San Jerónimo Tecuanipan, San Pedro Cholula, San Salvador el Verde, Tlahuapan, y Tzicatlacoyan. Las localidades mayores de 50 habitantes, de acuerdo a los resultados del II Conteo de Población y Vivienda 2005, son 234, de las cuales 170 son menores de 2,500 habitantes y 64 mayores al mismo número.

[5] Proyecto, Desarrollo de metodología de laboratorio para detección de contaminantes emergentes y su identificación en cuerpos de agua -agua sedimento- y en aguas residuales -en influente, efluente y lodos de PTAR, CLAVE: TC1214.1, Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, SEMARNAT, http://repositorio.imta.mx:8080/cenca-repositorio/bitstream/123456789/1392/1/TC-1214.1.pdf

[6] San Baltazar Temaxcalac, es una localidad del municipio de San Martín Texmelucan, Puebla. Su nombre significa “lugar lleno de temazcales”. Su principal actividad económica es la agrícola. Tiene una distancia a la cabecera municipal de 2.7 Kilómetros. En él se encuentra el corredor industrial Quetzalcóatl,

[7] Archivo Histórico del Agua, (AHA), caja 4354, exp. 57803, (tomado de Loreto López R., (2012) Agua, acequia, heridos y molinos. Un ejemplo de dinámica ambiental urbana, Puebla de los Ángeles. Siglo XVI-XIX).

[8] Galicia-Hernández E., (2013), Un acercamiento histórico a las condiciones “originales” de funcionamiento del sistema hídrico subterráneo y su respuesta superficial en la microcuenca de la ciudad de Puebla, Investigaciones Geográficas, Boletín del Instituto de Geografía, UNAM, ISSN 0188-4611, doi: 10.14350/rig.41358

[9] (2012) Agua, acequia, heridos y molinos. Un ejemplo de dinámica ambiental urbana, Puebla de los Ángeles. Siglo XVI-XIX).