El PRI poblano pierde a su quinto liderazgo de cara a la elección del 1 de julio

Aspirantes del PRI, los únicos que reportan sus gastos al INE en Puebla.

Con la renuncia de la diputada federal Grace Palomares Ramírez a su militancia en el PRI, el tricolor perdió al quinto liderazgo en el marco del proceso electoral de este año, en el que se juega su regreso al gobierno del estado y el resto de los cargos de elección popular: el Senado, las diputaciones federales y locales, así como las presidencias municipales.

Palomares hizo pública su incorporación a Nueva Alianza, fuerza política que competirá sola en este proceso electoral, aunque negocia el registro de candidaturas comunes con el PAN, partido en el poder en Puebla, en algunos cargos de elección popular.

La renuncia de la legisladora se confirmó ayer tras sostener un encuentro con el presidente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, y luego de que el tricolor la descartó como candidata a una diputación local.


Cuadros del PRI también se van a Morena y al PAN

El 7 de febrero pasado también renunció al Revolucionario Institucional el diputado Rosalio Zanatta Vidaurri, representante popular del distrito de Ajalpan ante el Congreso de Puebla, para competir en la elección como aspirante de la coalición Por Puebla al Frente que lidera el PAN.

El político, que tenía 30 años de trayectoria en el PRI, aclaró que su decisión no obedeció a un “berrinche”, sino a la decisión que tomó el tricolor de fortalecer a la agrupación Antorcha Campesina con la entrega de la candidatura a la diputación federal.

Otro de los diputados que perdió el Revolucionario Institucional fue Sergio Salomón Céspedes Peregrina, quien dio a conocer su salida el 25 de enero pasado sin precisar el nombre del instituto político al que se incorporará.

Durante una entrevista, justificó su decisión en la “mezquindad” que impera en el partido que lo llevó al Poder Legislativo local, donde –dijo– no encontró una vía de participación “después de tocar puertas”.

Anticipó que el ambiente en el PRI se complicaría más adelante, tras la definición del candidato a la gubernatura —posición que se entregó a Enrique Doger Guerrero–, por la disputa que surgiría entre los grupos internos por el reparto del resto de las postulaciones.

La ola de renuncias la inició el diputado federal con licencia de cargo Alejandro Armenta Mier el 28 de abril de 2017 para competir por el Senado de la República a través de Morena, a quien le siguió la ex coordinadora de Oportunidades Nancy de la Sierra Arámburo, quien lo acompaña en la segunda posición de la fórmula a la Cámara Alta.