El PRI, entrampado por los intereses de sus antiguos aliados en el Pacto por México

El PRI, que hasta noviembre del año pasado marcaba la agenda legislativa sin oposición gracias al Pacto por México, a mediados del presente se encuentra entrampado por sus dos principales aliados, el PRD y el PAN, que han establecido un impasse a causa de la Reforma Energética.

Ahora que el instituto político del sol azteca ha vuelto a las discusiones en comisiones sobre la reglamentación secundaria a las enmiendas constitucionales en materia de energéticos, el partido de la derecha se ha retirado de las mismas, pretextando que ahora puede haber un arreglo entre el tricolor y el izquierdista para acordar reformas a la ley electoral que perjudicará sus intereses en las coaliciones.

“La Cámara de Diputados pretende que abramos la Reforma Político-Electoral, concretamente Ley de Partidos en su artículo 87, para que haya transferencia de votos entre partidos políticos, lo cual ya habíamos acordado que no iba a ser así. Y eso, esa posición nos puede obligar a que el Partido Acción Nacional no participe en la reforma energética no hoy, ni mañana, ni el 30 de junio, ni en septiembre. Nosotros conminamos al PRI y al Gobierno a que cumplan con la palabra empeñada porque el acuerdo que hicimos es que la Reforma Político Electoral ya no se iba mover, íbamos a buscar que los Estados aprobaran la reforma secundaria, pero de ninguna manera que íbamos a hacer una contra reforma”, ha declarado Jorge Luis Preciado Rodríguez, coordinador de los senadores albiazules.