El presidente municipal de Caltepec reconoció que su esposa sufrió un secuestro

Caltepec. El presidente de este municipio, Luis Enrique Hernández Juárez, rompió el silencio para hablar sobre el secuestro que sufrió su esposa, Isabel Ramírez López, a principios de diciembre pasado.

Luis Enrique Hernández resaltó que no se trató de un secuestro exprés, como algunos lo calificaron, sino de un plagio con todas las agravantes, el cual duró más de dos días, tiempo que representó mucho sufrimiento tanto para la víctima como para sus familiares.

“Es algo muy difícil que no se le desea a nadie” expresó el munícipe, al dar a conocer que los hechos ocurrieron el último mes del 2015, dentro de territorio poblano, pero no en la zona de Caltepec.


Hernández Juárez no quiso informar si a cambio de la libertad de su esposa entregó dinero, al expresar que no pude aportar muchos datos de ese suceso, pero trascendió que los secuestradores le pidieron 10 millones de pesos.

El jueves 10 de diciembre, Isabel Ramírez llegó caminando hasta la presidencia de Ajalpan, donde solicitó a las autoridades de ese municipio el apoyo para poder comunicarse con su esposo.

No presentaba huellas de violencia física, tenía un aspecto descuidado y mantenía una actitud temerosa, según quienes la vieron llegar a la presidencia de Ajalpan, desde donde se sabe que notificaron también a autoridades ministeriales, ya que ella informó en ese momento que había sido secuestrada.

Al parecer sus captores la dejaron libre en esa zona de la entidad, pues de acuerdo con declaraciones de autoridades ajalpenses, la mujer se mostraba sumamente confundida y no dio muchos datos de lo que sufrió.

Debido al delito de que fue objeto la presidente de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal, fue necesario que intervinieran dependencias especializadas en la investigación de secuestros.

El caso no está cerrado; se trata de una investigación que puede tardar algo de tiempo, advirtió el presidente; hasta el momento no tiene conocimiento de qué tan adelantadas van las indagatorias, pero confió en que las autoridades encargadas puedan dar con los responsables.

Consideró que ante la inseguridad que priva en el país es necesario que todas las autoridades hagan su trabajo, pero también que los propios ciudadanos se organicen para auto protegerse de los delincuentes.

Argumentó que no le es posible entrar en detalles sobre el secuestro de su esposa, debido a que la Fiscalía General de Justicia del Estado aún se encuentra investigando y no quiere entorpecer ese trabajo.

El alcalde señaló que cuando el caso se esclarezca está dispuesto a hablar de manera extensa, pues se trata de un hecho que dejó secuelas tanto en la víctima como en sus familiares.