El PRD se autocensura por el caso Ayotzinapa en el informe del gobernador

Las bancadas del PT, Movimiento Ciudadano (PMC) y Pacto Social de Integración (PSI) en el Congreso local redujeron al mínimo la crítica hacia la gestión estatal durante el informe del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, mientras el PRD sí realizó señalamientos, pero contra sus propias administraciones públicas de Guerrero.

Los representantes populares que hablaron en nombre de las tres primeras fracciones enlistaron errores, excesos y pendientes de la administración, pero a través de alusiones vagas que nunca contextualizaron.

El PT, en voz de su coordinadora Lizeth Sánchez García, sugirió valorar “si el campo debe morir y si los poblanos estamos fuera del progreso”, aunque jamás aclaró que su pronunciamiento se fundamenta en los escasos recursos públicos que el gobierno ha destinado a esa actividad productiva.


A lo sumo, la legisladora indicó que el sector primario y secundario reportan bajo crecimiento, y como ejemplo destacó el caso de la industria y la construcción con una avance de sólo 0.1 por ciento.

De paso, hizo un llamado a evitar que los “antagonismos o lealtades partidarias” se impongan al “interés de los poblanos”, así como a hacer valer la democracia y libertad de opinión.

En tanto, el único diputado del PSI, Marco Antonio Rodríguez Acosta, identificó tres retos de la gestión morenovallista: convertirse en un gobierno abierto, acortar la brecha social y empoderar a la sociedad con la creación de una Ley de Participación Ciudadana.

Sin embargo, al mismo tiempo, elogió al titular del Poder Ejecutivo local, afirmando que “ha sabido conducir para bien el rumbo del estado y ha resuelto con esto las intrigas políticas”. Incluso, hizo un llamado a sus homólogos de oposición a moderar sus comentarios sobre el informe.

En su oportunidad, el legislador del PMC Julián Peña Hidalgo sugirió a sus pares preguntarse “si los ciudadanos viven en tranquilad, si hay paz, si hay ingresos suficientes, si el campesino cuenta con medios necesarios, si existe apertura a los críticos”, pero él no respondió ninguna de esas interrogantes.

El PRD, a través de Julián Rendón Tapia, prefirió autocensurarse por el caso de Ayotzinapa, exigiendo un castigo ejemplar a todos los involucrados en esa “barbarie” –en la que han sido identificados como responsables algunos militantes del sol azteca de Guerrero. Sobre el gobierno morenovallista celebró su inversión en salud y sus “esfuerzos” en educación.