EL INICIO DE LA TRANSFORMACIÓN

Diputados locales electos de la bancada que en los hechos se puede llamar Lopezobradorista –es decir, de Morena, PT y PES- denunciaron que emisarios del ex gobernador y hoy vicepresidente por el PAN de la Mesa Directiva del Senado de la República, Rafael Moreno Valle Rosas, ha intentado sobornarlos para que traicionen a sus fuerzas políticas y a la gente que les brindó su sufragio.

Los ofrecimientos han llegado a los 30 millones de pesos, la entrega de obra pública y otras canonjías.

Hay que reconocer la congruencia de los legisladores izquierdistas, aunque también se debe dejar claro que están obligados a serlo por varias razones, la principal, sin duda, es la confianza que una amplia mayoría de poblanos tuvo no solo en sus promesas concretas como candidatos en campaña, sino como acompañantes del proyecto político superior que su líder, el hoy electo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha dado en llamar la cuarta transformación de México.


Es así que, a pesar de la corrupción, insensibilidad y hasta talante delincuencial que tuvo la clase política que ha sido desplazada y reducida a minoría –la del PRI, PAN y PRD-, no se debe tener por méritos la honestidad y honradez en los nuevos representantes populares y demás autoridades emergentes, pues ambas cualidades deben ser parte de sus características esenciales como hombres y mujeres del poder que está por cambiar las cosas.

Se espera pues, de estos diputados y diputadas, un frente firme que por fin enseñe al Morenovallismo que hay personas, hombres y mujeres, con la dignidad a prueba de dinero y otras tentaciones de similar naturaleza, comprometidos solo con una sociedad que espera el acabose de un sistema que la esquilmó por décadas.