El gobierno inició con desorden el proceso de preinscripción, señaló diputado petista

Tehuacán.  Hubo desorden por parte del gobierno al arrancar el programa de pre inscripciones a través de internet consideró Mariano Hernández Reyes, diputado local por el Partido del Trabajo (PT) y vocal de la comisión de educación del Congreso del Estado.

Lo anterior lo declaró al ser cuestionado sobre el caso de las instituciones educativas que no cuentan con la infraestructura para hacer ese procedimiento, por lo que dijo que la Secretaría de Educación Pública debió tomar en consideración esos aspectos antes de decir que 100 por ciento e las escuelas haga el proceso en línea.

Mariano Hernández reconoció que hay zonas como las Sierras Negra y Norte, así como la mixteca poblana, en los que no se cuenta con el servicio de internet, ni computadoras para que los docentes puedan cumplir con el requisito de la SEP.


En esos casos, expuso, las autoridades educativas del estado debieron autorizar que se continúe con el sistema tradicional de pre inscripciones, mientras se les dota de lo necesario para hacer el trámite de acuerdo con las nuevas disposiciones.

Consideró que ante la confusión que aún prevalece entre los padres de familia, sobre el nuevo sistema de preinscripciones, es necesario que se realice una campaña de información para que los tutores sepan en qué consiste el trámite y cuál es el objetivo que se persigue.

Garantizó que el hecho de que no se cuente con el equipo necesario en algunas escuelas, no representa ningún riesgo de que el proceso de pre inscripción vaya a suspenderse en las mismas, sino que se hará el trámite para todos los solicitantes.

Recordó que la idea es que los estudiantes acudan a la escuela que les quede más cerca de su domicilio, a fin de que no se tengan instituciones saturadas y otras con muy pocos alumnos.

Para el diputado sí debió ser un proceso mejor planeado, pero resaltó que ya no se puede dar marcha atrás, por lo que tocará al Gobierno del Estado tomar las medidas necesarias para que no se afecte a los padres de familia ni a los alumnos, sobre todo porque es en las zonas más alejadas y pobres del estado en las que se enfrentan esas carencias de equipo.