El flujo de lodo que bajó del Popo, por la lluvia y el sismo: Cupreder

Ivestigadores del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales de la Universidad Autónoma de Puebla (Cupreder), realizaron el viernes 6 de octubre un extenso recorrido por la barranca Nexpayantla, que es el drenaje más importante en el flanco poniente del volcán Popocatépetl, para determinar el origen y las características de un lahar o flujo de lodo que inquietó a los pobladores de la zona y a la población interesada, sobre todo a partir de la divulgación de un video que da cuenta de un denso río que atravesó el poblado de San Juan Tehuixtitlán, municipio de Atlautla en el Estado de México.

Samuel Contreras y Vicente Nolasco caminaron desde el mencionado poblado aguas arriba para conocer el fenómeno, cuando el flujo había cesado ya. No encontraron evidencias de que hubiese procedido de la actividad volcánica de los últimos días, que tuvo relativa intensidad y se apreció en imágenes fijas y en video captado por varias cámaras que se encuentran en el entorno del cono volcánico. En su opinión, se trató de una importante cantidad de agua meteórica precipitada desde el martes y durante algunos días sobre la Sierra Nevada, especialmente del lado de la Cuenca de México, en el estado del mismo nombre. Esta cantidad de líquido arrastró ceniza y tierra suelta sobre la mencionada barranca y sus vertientes, ocasionada por el sismo del 19 de septiembre. Nolasco señaló que “observamos múltiples grietas, fallas y deslizamientos de material, que fueron transportados hasta la población de Tehuixtitlán”. Samuel Contreras abundó señalando que se puede observar que en la parte alta del bosque hay importantes zonas de acumulación de material derrumbado “que se puede desplazar hacia abajo con las próximas lluvias”. Ambos expertos recomendaron a la población retirar el sedimento de las barrancas y debajo de los puentes de las poblaciones afectadas, para evitar inundaciones.



POPO

Ana Lilian Martin del Pozzo, investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM y profunda conocedora del Popocatépetl,  coincidió con la anterior recomendación, y explicó que se trata de lo que puede llamarse un lahar secundario, consistente en que el agua transportó materiales eruptivos de distintos episodios. Un lahar primario es cuando los materiales eruptivos inciden directamente sobre un cuerpo de agua para derretirlo y producir el flujo que arrastra los materiales sólidos, de tal manera que al final del trayecto el líquido solo es el 10 por ciento del todo el material del flujo.

pOPO

El más reciente lahar primario producido por la actividad explosiva del Popocatépetl ocurrió el 21 de enero de 2001, cuando el volcán expulsó un flujo piroclástico (pómez) por el lado nor-oriente del cráter, que derritió la mayor parte del glaciar que quedaba en la parte alta del cono; llegó a seis kilómetros de distancia, y, simultáneamente, produjo un importante flujo de lodo que trasladó fragmentos de pómez muy caliente junto a otros sólidos encontrados en las barrancas en su trayecto, y llegó hasta el inicio de la población de Santiago Xalitzintla, Puebla. Martin del Pozzo recordó que han ocurrido otros, secundarios, en 2007 y 2010, al menos. No se trata en el caso de estos días de un solo flujo, los hay en otras partes del cono, y existen derrumbes importantes en las faldas que debe ser examinados. El impacto del sismo del 19 de septiembre, coincidió también, desestabilizó muchas partes del Popo, que deben ser revisadas.

whatsapp-image-2017-10-07-at-13-11-01

Contreras y Nolasco estiman que es conveniente ir más arriba de estas barrancas para comprobar sus apreciaciones iniciales, pero a simple vista se aprecian muchos derrumbes, algunos enormes, como el del flanco oriental, localizado probablemente entre los 2 mil 500 y 3 mil 500 metros sobre el nivel del mar, que se estima tenga un área afectada de un kilómetro por 200 metros.

Hay muchas alteraciones también en los manantiales, pero es un estudio que debe hacerse a fondo. Algunos dejaron de manar agua, otros redujeron su intensidad, y eso en principio obedece al efecto sísmico. Sin embargo, en casos como el de Agua Hedionda, en Morelos, además ha habido cambios de temperaturas, y esto sí puede obedecer a la actividad magmática.

whatsapp-image-2017-10-07-at-13-07-40