El capital agonizante

Por PP

En los últimos tiempos se habla mucho de una crisis profunda de la civilización llamada también “crisis epocal”, algo así como el fin del “antropoceno” (Mejor llamarlo “Capitaloceno” con mayor propiedad), este período de la historia de la tierra en la que los seres humanos han sido los causantes de las modificaciones sufridas por la superficie del planeta.

Y es que la humanidad, especialmente a partir de la revolución industrial en el siglo XVIII se transformó en una especie de plaga para la superficie terrestre y de manera más intensa para la biósfera, de tal suerte que para la segunda mitad del siglo XX se hizo evidente que la tierra se halla exhausta: ya no es capaz de procesar todos los desechos humanos, ni puede reproducir los bienes renovables en tiempos aceptables, en tanto que los recursos no renovables se agotan.


El panorama del futuro de la humanidad se mira tan terrible que algunos lo consideran como un verdadero apocalipsis que podría llegar hasta la extinción de los seres humanos.

revolucion-industrial-600x480
Con la llegada de la Revolución Industrial, la explotación de medio ambiente se acelero

Con objeto de paliar esta situación se ha invocado, a un desarrollo sustentable en una relación de producción-consumo en equilibrio: consumir sólo en la medida en que la tierra puede producir.

Así esta propuesta del “desarrollo sustentable” y las declaraciones de todas las “reuniones cumbre” que se han sucedido desde 1992 sobre Cambio Climático y Calentamiento Global, ocultan el fondo del problema: el agotamiento de los recursos y el daño ecológico no son el resultado del consumo humano en abstracto, sino del consumo capitalista, de esa forma de consumir que en la falsa conciencia inducida por los medios al servicio del capital se ha identificado con el progreso y con la democracia al estilo del american way of life.

desarrollosustentable
Consumo sustentable

Además se oculta el hecho de las diferencias en el consumo, en primer lugar las que existen entre trabajadores y capitalistas, luego las que existen entre los diversos conjuntos nacionales: no es igual el consumo de los EUA y de Europa, que el de Latinoamérica y México, así como en este país el consumo de los tojolabales no es el mismo que el de los habitantes de las lomas en la CDMX.

En otras palabras: tras las propuestas globalizantes se esconde el problema de las clases, del racismo, de la discriminación y otros etcéteras que es necesario desmenuzar.

Sin embargo, lo que sí queda claro es que la destrucción del medio ambiente es una consecuencia de la insaciable sed de ganancia de los capitalistas, de los sujetos en los que encarna el Capital, esa potencia depredadora, que en su desarrollo irracional ha llegado hasta poner en entredicho la misma existencia de la sociedad humana como hoy la conocemos.

Y esto es así, porque el capital, en tanto que dinero, dispuesto a ser utilizado como mecanismo de extracción de trabajo vivo, ha crecido enormemente y se acumula en los bancos de los países centrales y en los de los paraísos fiscales. Ahí el dinero “espera” para ser invertido y actuar como “productor” de ganancia y mientras espera, está ”inactivo”, no produce, no se reproduce, no genera ganancia y sus dueños al no ganar sienten que pierden. Luego están obligados a invertir, a convertir el dinero en capital productivo.

Solo que el capital se encuentra envuelto en otra de sus contradicciones: desde los años 70 del siglo pasado ha compensado la caída de la cuota de ganancia con reducciones al salario que influyen sobre la capacidad de compra del sector más importante de la población, lo que se traduce en bajo crecimiento económico y la reducción de las oportunidades para invertir.

perdidas3
Contradicciones del Capital

Pero el Kapital y sus testaferros son expertos y abren nuevos campos: el agua, el aire, la minería, la energía, las presas, el fracking, los parquímetros, las cámaras para las fotomultas. La destrucción del medio ambiente y el despojo de los trabajadores son  sus “nuevos” campos para la acumulación.

El capitalismo agónico supera sus contradicciones, no va a morir por él mismo y seguirá así hasta que los trabajadores decidan resolver la contradicción principal construyendo su contrapoder para salvar la biósfera y construir un mundo nuevo.

La carta de Emiliano Zapata sobre la revolución rusa del 14 de febrero de 1918

Habríamos estado equivocados si hubiéramos creído que Emiliano Zapata limitaba el alcance de su combate al territorio mexicano y a las masas campesinas. Estos extractos de su carta sobre la revolución rusa indican de manera evidente la importancia que atribuía, por una parte, a la solidaridad entre las dos grandes revoluciones en curso y, por otra parte, la necesidad de la alianza entre los obreros y los campesinos.

Mucho ganaríamos, mucho ganaría la humana justicia, si todos los pueblos de nuestra América y todas las naciones de la vieja Europa comprendiesen que la causa del México revolucionario y la causa de la Rusia irredenta, son y representan la causa de la humanidad, el interés supremo de todos los pueblos oprimidos.

cumplen-muerte-heroes-revolucion-mexicana_milima20140409_0023_8
Emiliano Zapata

Aquí como allá hay grandes señores, inhumanos, codiciosos y crueles que de padres a hijos han venido explotando hasta la tortura, a grandes masas de campesinos. Y aquí como allá, los hombres esclavizados, los hombres de conciencia dormida empiezan a despertar, a sacudirse, a agitarse, a castigar.

No es de extrañar, por lo mismo, que el proletariado mundial aplauda y admire la revolución rusa, del mismo modo que otorgará toda su adhesión, su simpatía y su apoyo a esta revolución mexicana al darse cabal cuenta de sus fines.

Por eso es tan interesante la labor de difusión y de propaganda emprendida por usted en pro de la verdad; por eso deberá acudir a todos los centros y agrupaciones obreras del mundo, para hacerles sentir la imperiosa necesidad de acometer a la vez y de realizar conjuntamente las dos empresas: educar al obrero para la lucha y formar la conciencia del campesino.

Es preciso no olvidar que en virtud y por efecto de la solidaridad del proletariado, la emancipación del obrero no puede lograrse si no se realiza a la vez la liberación del campesino.

De no ser así, la burguesía podría poner estas dos fuerzas, la una frente a la otra, y aprovecharse, por ejemplo, de la ignorancia de los campesinos para combatir y refrenar los justos impulsos de los trabajadores citadinos; del mismo modo que, si el caso se ofrece, podrá utilizar a los obreros poco conscientes y lanzarlos contra sus hermanos del campo.*

Al leer la carta, nos damos mejor cuenta de por qué las clases dominantes mexicanas y el gobierno de Estados Unidos querían acabar con Emiliano Zapata.

*Declaración de Zapata sobre la Revolución rusa (1918-02-14), carta al General Genaro Amezcua La Habana, Cuba. https://es.wikisource.org/wiki/Decl…) Tomado de Historia de la deuda de México: México demostró en los siglos XIX y XX que es posible repudiar una deuda. 7 de marzo 2017 por Eric Toussaint.

 

www.elzenzontle.org

zenzontle@elzenzontle.org

zenzontle2004@gmail.com

 




Ver Botones
Ocultar Botones