El asesinato del estudiante del Tec “pudo pasarle a cualquiera”, dice titular de la SEP

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la entidad, Jorge Benito Cruz Bermúdez, deslindó a la dependencia del incremento de la inseguridad que padecen los centros de estudio en el estado, la cual fue denunciada por la Asociación de Universidades e Instituciones de Educación Media y Media Superior (AUIEMSS)

El funcionario aseguró que no hay universidades en riesgo en Puebla y que el secuestro y asesinato de un estudiante de preparatoria del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Sebastián Préstamo Rivera, es un hecho ajeno al sistema educativo y que “pudo haberle pasado a cualquier ciudadano”.

El funcionario fue entrevistado ayer por la mañana en el marco de la ceremonia oficial por el 58 aniversario del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec.


–¿Cuál es la posición de la SEP sobre los homicidios y secuestros de estudiantes? –le preguntaron.

–Tengo claridad de que solo fue uno la semana pasada, pero no fue afuera de la universidad, fue muy lejos. Y quiero decirles que no es materia mía, porque fue en un residencial, en Lomas de Angelópolis, y no es algo que aqueje o que direccione a los jóvenes universitarios; le pudo haber pasado a cualquier ciudadano y el desenlace es una tragedia, pero no es un problema que concerniente a las universidades ni a la seguridad a las afueras –contestó.

Cruz Bermúdez recomendó también que las instituciones privadas mejoren sus dispositivos de seguridad, pues afirmó que los sistemas de protección en las públicas, como la Universidad Autónoma de Puebla o el Instituto Tecnológico de Puebla funcionan bien.

Sobre el mismo tema, en otra entrevista, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, expresó:

“Me uno a las familias. La familia del joven es muy cercana a la iglesia; estaban muy cercanos algunos sacerdotes para pedir siempre oraciones. Durante el tiempo que estuvo secuestrado siempre se pidió a dios que regresara con bien su hijo y no fue así. Lo lamentamos, nos unimos a su pena, son penas grandes; es un dolor grande y pedimos que con motivo de la cuaresma todos nos convirtamos, empezando por esa gente que hace tanto mal”.