El Arco Poniente se construirá sobre el derecho de vía de gasoducto, advierten

Para evitar un conflicto social similar al que se vive en las comunidades del volcán Popocatépetl, el gobierno federal amenaza a campesinos con empezar la construcción del Arco Poniente sobre el derecho de vía del gasoducto Morelos, según confirmaron lugareños de San Jerónimo Tecuanipan y San Andrés Calpan consultados por esta casa editorial.

Los pobladores denunciaron que desde la semana pasada personal del gobierno federal está visitando a propietarios de las tierras que cercan el Popocatépetl, a fin de que otorguen el permiso para la edificación de la supercarretera que atravesará sus predios de cultivo.

La carretera privatizará el paso por pueblos originarios dedicados a la siembra de hortalizas, que conectará al Arco Norte, que desciende de San Martín Texmelucan al municipio de Atlixco, con el estado de Morelos.


Por la defensa de estas tierras, el año pasado fue encarcelado el entonces juez de paz de San Francisco Tepeyecac, Abraham Cordero Calderón, quien encabezó la defensa de las tierras desde el Frente de Ejidatarios, Campesinos y Pequeños Propietarios de la Sierra Nevada y San Martín Texmelucan.

Cordero Calderón advirtió que de concretarse la construcción del Arco Poniente se pone en riesgo la alimentación del centro del país, pues esta franja territorial de la Sierra Nevada, la región del Popocatépetl y Atlixco, es donde se siembran las hortalizas y legumbres que se consumen en el estado, Tlaxcala, Morelos y el Distrito Federal.

De acuerdo con los labriegos, los empleados del gobierno los amenazaron con quitarles las tierras si no ceden el permiso para la obra.

“Nos dijeron que si no queremos de todas maneras se hará la carretera, pues se tomará el terreno donde se construye el gasoducto Morelos a fin de evitar conflictos de tierras”, declaró doña Gabriela, quien prefirió omitir sus apellidos.

La sexagenaria reveló que sí le creen al gobierno federal, porque están pidiendo permiso a los mismos dueños de las tierras donde pasará el gasoducto.

“Ya le dijeron a Lorenzo, al tío Primitivo, a Eusebio y a doña Cata”, contó con los dedos de su mano otro vecino de Papaxtla.

Por otra parte, un poblador de Calpan informó que una persona que se ostentó como representante de la autoridad federal tocó sus puertas el pasado martes; sin embargo, como se dedica a la venta de sus productos de traspatio, no se encontraba en su domicilio.

Relató que la persona fue recibida por su nuera, quien le pidió que regresara cuando estuviera el dueño del terreno, ya que solo él tiene derecho a decidir sobre su patrimonio.

“Hay temor de que pase algo, porque ahora van a ir juntos el gasoducto y el Arco Poniente”, opinó otra mujer que escuchó la denuncia.

El Arco Poniente atravesará los municipios de Texmelucan, Chiautzingo, Huejotzingo, Domingo Arenas, San Andrés Calpan, San Jerónimo Tecuanipan, Tianguismanalco, Santa Isabel Cholula y Atlixco, afectando una superficie de casi 250 hectáreas, de la que 84 por ciento corresponde a tierras de agricultura de temporal y de riego.

De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), clave 21PU2012VD054, autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la construcción se llevaría a cabo en un periodo de cuatro años, entre 2014 y 2018.

La obra se conectará con el Arco Norte (que atraviesa por los estados de México, Hidalgo, Tlaxcala y Puebla) y con la autopista Siglo XXI (que comunica a Puebla con Morelos), especifica el documento “Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional”, elaborado por la empresa de auditoría externa Biología Integral.

Según el documento, el proyecto se llama “Libramiento Poniente de la Ciudad de Puebla” y se deriva del proyecto integral Arco Sur, el cual permitirá una mayor conectividad con diversas vías, como el Circuito Mexiquense. Esto con el fin de ofrecer alternativas para librar las ciudades de México y Puebla, e interconectarse a las zonas del sureste, sur, oriente y occidente del país.