El alcalde de Venustiano Carranza fue coordinador de campaña de MEAH: Barbosa

Luis Miguel Barbosa señaló que lo que ocurre en Venustiano Carranza supera el ámbito electoral ■ Foto Rafael García / Archivo de La Jornada de Oriente

Rafael Valencia Ávila, presidente municipal de Venustiano Carranza, presuntamente vinculado a las bandas de robo de hidrocarburos, “tenía la coordinación de campaña de Martha Erika Alonso en toda la Sierra Norte de Huauchinango, tan es así que Patricia Valencia, hermana de los Valencia, fue la candidata a diputada federal por la coalición ‘Por México al Frente’”, denunció Luis Miguel Barbosa Huerta.

El nexo entre la panista y el alcalde serrano fue sacado a relucir ayer por el candidato a la titularidad del Poder Ejecutivo de la coalición “Juntos Haremos Historia”, en un artículo publicado en el portal e–consulta, el cual se reproduce íntegro a continuación:

“La familia Valencia ha gobernado el municipio de Venustiano Carranza, primero, a través de Vicente, después de Jorge y ahora de Rafael Valencia Ávila. Ellos acceden al poder público municipal, a través del PRI, pero con Rafael Valencia al frente del gobierno municipal, empezaron las actividades ilícitas. No solamente el huachicol, está también el tema de narcotráfico, el asesinato, el secuestro y muchas otras cosas que la gente de la Sierra Norte, de los municipios de Huauchinango hacia Poza Rica, han sufrido ya por muchos años.


“¿Cuál es la vinculación con el poder político? El solapamiento que de estas actividades hicieron Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad, actualmente gobernador. El hijo de Antonio Gali, del mismo nombre, es compadre de bautizo de Rafael Valencia. Hay fotografías de su relación de compadrazgo con Rafael Valencia.

“Rafael Valencia tenía la coordinación de campaña de Martha Erika Alonso en la Sierra Norte de Huauchinango, tan es así que Patricia Valencia, hermana de los Valencia, fue la candidata a diputada federal por la coalición “Por México al Frente”. Así que las cosas son evidentes, todos las conocían, las han sufrido, las han denunciado. Aquí hay que preguntarnos: ¿Cómo es que en este momento hay este tipo de acciones?

“A los candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia” los han tenido bajo asedio y amenazas. A nuestro candidato Ernesto García, de Venustiano Carranza, le mataron a su coordinador de campaña en pleno proceso. Lo han estado amenazando, son grupos muy violentos, han cometido un sinnúmero de asesinatos y todos solapados por la autoridad estatal.

“Martha Erika ya sacó un tweet, una declaración de que ella, como gobernadora, será inflexible con toda esa gente. ¿Quién puede creer este mensaje si su coordinador de la Sierra Norte era  Rafael Valencia y su hermana, Patricia Valencia, fue su candidata? Su otro hermano, Vicente, fue candidato nuevamente a presidente municipal y pretende imponerse mediante un gigantesco fraude.

“Estos tres hermanos tuvieron puestos importantes en la campaña de Martha Erika Alonso de Moreno Valle, lo que evidencia la relación personal y política. Ahí están las fotografías, no se está dando a conocer nada que no haya sido ya público. En Puebla es del dominio público que parte del financiamiento de la campaña de Antonio Gali y de la campaña de Rafael Moreno Valle se dio desde 2010 y en 2016 por grupos huachicoleros. Tan es así que el llamado ‘Cachetes’ era parte de un grupo de financiamiento a la política poblana; por ejemplo, la camioneta que le obsequió a Javier Lozano para hacer campaña en 2012. Todo ese grupo de empresarios, incluyendo “El Cachetes”, le obsequió una camioneta Cadillac Escalade a Javier Lozano. Hay fotografías que han circulado de forma profusa desde hace meses.

“Otro ejemplo es el de Facundo Rosas, exsecretario de Seguridad Publica. Como director de policías fue sorprendido durante el gobierno de Rafael Moreno Valle custodiando un cargamento de huachicol, lo único que hicieron con él fue renunciarlo; aquí hay una evidente vinculación de este asunto, porque aquí se volvió el imperio del huachicol. Puebla y Guanajuato son de los estados en donde hay más huachicoleros, no puede explicarse de otra forma más que con el solapamiento de las autoridades.

“Lo que ocurre en Venustiano Carranza supera el ámbito electoral y amerita la actuación inmediata de las autoridades federales de seguridad y de procuración de justicia, hablamos de una familia encumbrada desde el gobierno estatal que tiene licencia para matar, secuestrar, levantar, torturar y amedrentar a la población. Se trata del ejemplo más descarnado de la descomposición política por la corrupción, la delincuencia y la impunidad”.