Ebrio de realidad, desea el miliciano

A las milicianas zapatistas,

A las del Rojaba kurdo

A las policías comunitarias de Guerrero


Porque con ellas se defiende la vida.

 

En un vértigo de dolor pregunto: ¿Dónde estar

sino armado, defendiendo el movimiento

de las hojas, sus árboles y raíces?

Aún estoy aquí curándome un espanto,

a paso lento, acallando la herida,

de pie, vuelto un blanco indefendible.

Canta la tarde roja y la noche asoma,

truena el cielo emocionado y ebrio

por esta luz, y temo un disparo.

Mas son voces en vaivén de mujeres y de niños,

ladridos, algún relincho y un lejano escandalar de aves.

Todo me viste para la fiesta en la que me hundo.

Como Rilke cantó: a la primera mujer que pase

la detengo y le digo: “¿eres la noche?”;

y, como en su poema, mi vergüenza se aliviará cuando sonría.

Que esta vez  no nos tajen el abrazo

cien cimitarras, porque cuánto diera

estar con ella en guardia, armados y dispuestos.

 

Ricardo Antonio Landa, 20 de mayo de 2012. Cuernavaca, Morelos. México.

Imágenes: Pepito corneta, Maria Silvia miliciana y Elpidio Valdez guerrillero, personajes de la animación cubana: Elpidio Valdez.

*Cursivas, cita e imágenes de la relectura de Canción del amor y de la muerte del corneta Cristóbal Rilke de Rainer María Rilke.

Blog: https://elrojodelalengua.wordpress.com