Disminuyen en 5 por ciento los emplazamientos a huelga en lo que va del año: STPS

La cantidad de emplazamientos a huelga presentados en el estado de Puebla disminuyó entre el primer trimestre de este año y el de 2017 en 5.15 puntos porcentuales.

Enero a marzo del 2018 se han presentado 92 emplazamientos, lo que significa uno diario en promedio, aunque hasta la fecha en ninguna empresa de jurisdicción federal se han colocado las banderas rojinegras, de acuerdo a reportes de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

De estos, 20 fueron depositados en enero, 28 en febrero y en marzo la cifra se disparó hasta 44. En tanto que en los mismos meses de 2017 fueron 97 en total, y el año pasado cerró con 272.


En todo el país, en lo que va del año son mil 471 emplazamientos, de los cuales 255 fueron por revisión de contrato y 232 de salario; 954 por firma de contrato y solo 30 por violación del mismo.

Por central obrera, 656 fueron depositados por la CTM, 40 por la CROC, 37 por la CROM, 50 por otras, cuatro por sindicatos y asociaciones sindicales autónomos, 666 se presentaron de forma separada del Congreso del Trabajo y en 18 casos no se especificó.

El emplazamiento a huelga es un derecho que tienen los trabajadores cuando el patrón incumple con alguna obligación laboral, pero también forma parte de un procedimiento de una revisión salarial o de contrato.

Actualmente en el Senado de la República se discute un dictamen que pretende regular temas de la justicia laboral, mediante leyes secundarias, incluyendo los emplazamientos a huelga. Una de las intenciones es solicitar a los sindicatos que antes de depositar los emplazamientos demuestren que realmente tiene trabajadores agremiados.

Lo anterior derivado de la reforma laboral de 2017, la cual se avaló bajo el argumento de que el tema de las huelgas era utilizado como un instrumento para condicionar a las empresas.

Ahora, habrá un Instituto de Conciliación y Registro Laborales, encargado de evitar a toda costa que las huelgas estallen porque forzosamente deberá haber un diálogo entre patronos y empleados. Cabe recordar también se prevé la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje y la creación de tribunales laborales.

Además de los sindicatos, partidos como el PRD han expresado rechazo a estas leyes secundarias, al considerar que implican golpe severo a los derechos de los trabajadores porque facilitan su despido, la reducción de prestaciones e indemnizaciones y el abaratamiento de las sanciones aplicadas a los patrones que violen la ley.