Disidencia anuncia conferencias para honrar a educadores populares

Disidencia magisterial en Puebla

A propósito del Día del Maestro, la disidencia magisterial en Puebla convocó este domingo 15 de mayo a escuchar a tres conferencistas que compartirán su experiencia en el aula y en la lucha popular contra la reforma educativa.

Así lo dio a conocer esta mañana el vocero del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), Miguel Guerra Castillo, quien adelantó que se trata del maestro Marcel Arvea Damián, la docente Irma Hernández Iriberrri, y el abogado Abelardo Cuéllar Delgado.

La disidencia sigue en lucha

Para continuar el debate y la lucha en Puebla, informó que se abordará el tema de la educación como la mejor forma de honrar a los educadores populares, a los maestros que desde el aula y desde la tribuna defienden el derecho a la educación.


Como en años anteriores, la disidencia informó que el acto público se realizará en el zócalo de la ciudad de Puebla a las 11 horas, y para garantizar el ejercicio de la libertad de expresión informó que se notificó al Ayuntamiento el carácter educativo y cultural de la actividad.

Miguel Guerra expuso que el tema de la educación sigue en el debate académico en tanto la reforma educativa se aplica en las escuelas mediante la coerción.

Al respecto, refirió que algunos investigadores concluyeron que México necesita de manera urgente una profunda transformación de su sistema educativo, pues la reforma emprendida por la actual administración carece de un proyecto educativo que la guíe y le de sustento.

Señaló que esto se debe a que la reforma se reduce a un conjunto de modificaciones legales para la administración del sistema escolar y para regular las condiciones laborales del magisterio.

Además sostuvo que los cambios se han realizado sin la participación ni la consulta debida de los maestros, por tal razón se desautorizó socialmente la media y se le condujo a una situación límite: someterse o perder el empleo.

El dirigente magisterial expuso que la reforma impuso evaluaciones de carácter punitivo, donde los criterios rectores y las prácticas son imperfectos y poco confiables.

Por tal razón, Miguel Guerra dijo que ni la violencia ni la administración selectiva de la justicia con fines políticos, son formas adecuadas para resolver la gran polarización que ha provocado la reforma gubernamental.